Este es el post que más trabajo nos ha costado escribir jamás. Llevamos semanas dándole vueltas a cómo contar bien esta noticia: después de 8 años consecutivos, hemos decidido dejar de celebrar Ilustratour.

Y hemos llegado a la conclusión de que sólo hay una forma de hacerlo: desde el corazón y con un recorrido por la historia de este proyecto, nuestro buque insignia durante tantos años, en el que tantas personas han puesto ilusión, trabajo y entusiamo.

Y desde el corazón, y con tristeza, debemos reconocer que IlustraTour echa el cierre después de 8 años apoyando el mundo de la ilustración debido a la dificultad para encontrar un modelo económico sostenible en el tiempo. Esto puede parecer sorprendente, puesto que la imagen visible de Ilustratour era otra: crecimiento, nuevas propuestas cada año… A veces (bastantes) a lo largo de este tiempo, nos hemos dicho “¡si la gente conociera las bambalinas!”. Y tal vez ahora es el momento de contaros algunas de las cosas que hay detrás de Ilustratour, y que no una, sino un conjunto de ellas, nos llevan a tomar esta decisión tan difícil y tan meditada.

 

01 ILUSTRATOUR 01

01 ILUSTRATOUR 02

01 ILUSTRATOUR 03

 

Aunque en Ilustratour había una gran participación vía inscripciones, estas no llegaban a cubrir ni siquiera la mitad del presupuesto del Festival. Ilustratour era posible gracias a un montón de aportaciones al margen de las inscripciones que fueron creciendo en número con los años, y que han sido nuestra tabla de salvación. Cantidades y pagos en especie que sabemos que han sido un esfuerzo para sus donantes, organizaciones privadas y públicas grandes y pequeñas.

Aún así, la precariedad presupuestaria nos obligaba a trabajar con unos medios insuficientes para un festival de la magnitud y alcance de Ilustratour. Y lo peor de todo, cada año sentíamos el vértigo de no saber si las cuentas llegarían a cuadrar. Es decir, por mucho que Ilustratour fuera a más, la incertidumbre y el riesgo no iban a menos, sino que parecían crecer a pesar de la consolidación y el éxito del festival. Y ha llegado un momento en el que la sobrecarga de trabajo y el riesgo han sido demasiado elevados y no hemos querido continuar enfrentándonos a esta situación.

Pero queremos que esta sea una despedida de las que dejan un buen sabor de boca, como el que Ilustratour ha dejado en nosotros edición tras edición. Cada esfuerzo tuvo siempre su recompensa en los momentos felices que hemos vivido con vosotros y gracias a vosotros. Y ahora nos apetece recordar cómo hemos llegado aquí. Este es un homenaje agradecido a un viaje, accidentado a veces, apasionante siempre, y que nos ha construido profesionalmente y como personas.

En el verano de 2007 creamos Ilustrarte, una empresa a través de la que deseábamos ofrecer en España la formación en ilustración que nosotros mismos echábamos de menos. Para ver lo que se hacía por ahí fuera, a los pocos días de constituir nuestra empresa viajamos a Italia, a una pequeña población llamada Macerata, porque allí había (y hay) unos talleres de verano que tenían muy buena pinta. Tras vivir aquella experiencia durante una semana, estábamos decididos: íbamos a montar en España algo parecido. Nos parecía que los ilustradores españoles también deberíamos tener la oportunidad de aprender de los mejores sin estar obligados a salir de nuestro país.

 

02 OLIVER

02 TONY ROSS

02 AXEL

 

Lo primero que hicimos fue buscar una ciudad (aquí es donde se responde a la pregunta que tantas veces nos han hecho “¿por qué Valladolid?”). Pensábamos que tenía que estar cerca de Madrid, fácil para pasear, con patrimonio cultural atractivo y, si fuera posible, con alguna escuela de arte donde se estudiara ilustración para favorecer a los alumnos. El primer lugar que visitamos fue Segovia, pero en su escuela de arte el proyecto no despertó ningún interés. A pesar de la decepción, continuamos buscando, preguntando a conocidos por opciones posibles. Recordamos con cariño que fueron nuestros amigos del Colectivo Satélite quienes nos sugirieron intentarlo con Valladolid, donde no sólo la Escuela de Arte tenía ilustración, sino una directora fantástica, Rosa Rico, que en la primera entrevista nos dijo SI y se puso a nuestra disposición. La mar de contentos nos dimos un paseo por Valladolid. ¡No podíamos imaginar la de veces que caminaríamos por las mismas calles a partir de ese día!

 

03 PLAZA VALLADOLID

 

Teníamos sitio pero no teníamos dinero. Desde el principio trabajamos con la convicción de que IlustraTour debía recibir ingresos por inscripciones, pero que no podía ser una actividad elitista por tener una matrícula muy elevada. Queríamos que el dinero no fuera un obstáculo insalvable para participar en Ilustratour, porque también éramos conscientes de lo precaria que es la situación del sector de la ilustración. Esta decisión es algo que nos ha acompañado hasta hoy, y que ha condicionado en gran medida parte de las limitaciones con las que nos hemos encontrado. Sin embargo, esta ha sido una de nuestras principales preocupaciones. Siempre hemos pensado que IlustraTour debía complementar su presupuesto con patrocinios de entidades públicas o privadas, interesadas en promover la cultura y el arte.

A la primera puerta que llamamos fue a la de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, quien para nosotros siempre ha sido la referencia indiscutible en el fomento de todo lo relacionado con la lectura, incluyendo entre sus intereses la lectura de imágenes. Nos parecían los socios perfectos para esta aventura. Y así fue, desde la primera reunión vimos que había química y…nos hicieron una oferta que permitiría lanzar esa primera edición de IlustraTour sin temor a no cubrir los gastos.

 

04 FOTO ESCUELA ARTE

 

A estas alturas, con financiación y sede, nos dimos cuenta que nos faltaba un elemento muy importante … invitados. Apenas faltaban dos meses para el mes de julio de 2008 y no nos habíamos dirigido a ningún autor por miedo a no poder pagarle. Ahora que teníamos un presupuesto apenas teníamos tiempo para conseguir que alguna gran estrella aceptase la invitación para pasar una semana en Valladolid.

Y comenzaron las pequeñas grandes ayudas que han sido una seña de identidad de Ilustratour desde sus comienzos. Una de ellas fue la de Emilio Urberuaga quien nos hizo un hueco en su agenda y además nos presentó al segundo invitado: su amigo Svetlan Junakovic. Queríamos que fuese un evento internacional, por lo que la presencia de Svetlan fue para nosotros el modo de hacerlo realidad.

 

05 FOTO Emilio y svjetlan

 

Fueron 2 talleres en la Escuela de Arte de Valladolid (¡que estaba totalmente en obras!). Alucinamos: hubo mucha más gente en lista de espera de la que consiguió una plaza. En aquella primera edición de Ilustratour participaron cuarenta personas, de las que muchas han sido repetidores entusiastas en posteriores Ilustratoures. ¡Algunos sin perderse una convocatoria! Amigos entrañables que nos ayudaron a impulsar el futuro del festival.

En aquel momento no sabíamos que a partir de entonces se acabaría la tranquilidad financiera. Al año siguiente, 2009, la crisis económica había llegado para quedarse. Experimentamos por primera vez el vértigo de trabajar a riesgo, pero estábamos dispuestos a invertir tiempo y esfuerzo para sacar adelante nuestro sueño de un gran festival internacional de ilustración en España.

Además nos enfrentábamos a retos emocionantes, como conseguir una nueva sede en Valladolid, con más espacio, porque queríamos pasar de 2 a 6 talleres. ¡Había que acoger a todos los que se habían quedado fuera en 2008! Así llegamos al Museo Patio Herreriano, que gracias al entusiasmo de su directora Cristina Fontaneda, se convertiría en el cuartel general de Ilustratour durante muchos años. Un lugar tan especial que no nos lo podíamos creer. Como tampoco nos creímos que las figuras a las que invitamos ese año ¡dijeran todas que sí! El cartel fue impresionante: repitió Emilio Urberuaga, y tuvimos a Jutta Bauer, Kveta Pacovska, Lisbeth Zwerger, Isol y Beatrice Alemagna. Y otra vez una larga lista de espera… Ilustratour comenzó entonces a durar 15 días ¡una verdadera maratón de ilustración!

 

07 FOTO kveta

 

Disponer del Museo Patio Herreriano tuvo un efecto multiplicador. Por un lado, trabajar en un lugar tan singular nos permitía crear una experiencia difícil de repetir, que comenzó a ser un atractivo para los grandes autores internacionales. Muy pronto, autores de todo el mundo nos escribirían para venir a Ilustratour.

 

08 FOTO JARDÍN MUSEO

 

La gran noticia de 2010 fue que la Editorial Edelvives se ofreció a ayudarnos. Lo hizo antes incluso de saber que una de las invitadas sería Rebbecca Dautremer, así que al conocer la noticia todos nos sentimos muy felices por la coincidencia.

Desde ese momento Edelvives se convirtió en el gran socio de IlustraTour. Su apoyo no solo fue económico, sino que se convirtieron en compañeros inseparables de fatigas. Sin ellos hubiera sido imposible sacar adelante toda la carga de trabajo que se incrementaba año tras año. Han sido apoyo moral, equipo entusiasta y generadores de ideas locas y momentos impagables. Muchos de ellos vinculados a la mascota de Ilustratour, Pato-Pollo: desde la elección de los ganadores a la celebración de las fiestas Pato-Pollo. En fin, sin el equipo de Edelvives nos hubiéramos perdido muchas, muchas risas y alegrías.

 

09 FOTO PATOPOLLO PASILLO

10 REBECCA opcion 2

 

Pero 2010 no fue sólo el año en el que nació Pato-Pollo (made in Emilio Urberuaga, de nuevo un gran padrino para nosotros). Ese año también inauguramos lo que llamamos las Jornadas Ilustratour, y que terminarían convirtiéndose en una parte esencial del festival. Las Jornadas surgieron porque siempre hemos dado mucha importancia a preguntaros en qué podíamos mejorar y a escuchar vuestras propuestas. Nos pedisteis un espacio de encuentro con los autores que impartían los talleres, para las personas que o no habían conseguido plaza en los talleres, o no podían o querían pasar una semana completa en taller. Así que comenzamos a dedicar el fin de semana entre las dos semanas de talleres a ese espacio de encuentro. Las participación en las Jornadas fue creciendo en las sucesivas ediciones, y nos obligó a ir cambiando de lugar. Del Teatro Cervantes en 2010 pasamos al Centro Cultural Mosquera, y de ahí a la que fue su sede en los últimos años en Valladolid: el Laboratorio de las Artes de Valladolid, LAVA, un espacio de creación en el que nos sentimos como en casa, acogidos por Alfonso Ordóñez y su fantástico equipo. Gracias a ellos cualquier cosa, por difícil que fuera, se convertía en una tarea sencilla.

 

11 FOTO MUJER Y NIÑOS MIRANDO CUADRO

 

Otro tema que despertaba interés era la presencia de editoriales. Ya que había tantos ilustradores reunidos, ¿por qué no provocar encuentros profesionales con editores? En 2010 hicimos el primer experimento, con 9 editores amigos y una fórmula muy necesitada de mejora que fuimos puliendo con el tiempo, hasta convertir aquellas citas en Ilustratour Network, una de las actividades de Ilustratour que mayor interés y participación han despertado. De 9 editores en 2010, que vinieron por hacernos un favor (podíamos ser muy persuasivos…¡y ellos muy majos!), llegamos a más de 70 editores de todo el mundo en 2015, y numeroas relaciones profesionales establecidas con proyectos publicados en todos estos años. Siempre estaremos agradecidos a Acción Cultural Española, que a través de su apoyo por medio del programa PICE nos ayudó a recibir a editores internacionales y que nos ha demostrado en estos años un claro compromiso por el impulso de los ilustradores españoles en el exterior. (Ainhoa, gracias por tu confianza y entrega).

 

12 FOTO DE KITAMURA, ANTONIO S. Y M. PASCUAL

12-1 FOTO ISTVANSCH

 

En 2010 tuvimos otro cartel estupendo e increíble a partes iguales: Rebecca Dautremer, Istvansch, Satoshi Kitamura, Sophie Blackall, Daniel Nesquens y Elisa Arguilé y Delphine Durand. Siempre hemos sido afortunados en este sentido: grandísimos ilustradores de prestigio internacional han aceptado venir a Ilustratour. Algunos nos han costado algún esfuerzo excepcional (a Oliver Jeffers, después de tres años de persecución, le convencimos con una foto de un jamón), y a otros hemos tenido que renunciar muy a pesar nuestro. Por poner algún ejemplo, tenemos orden judicial de alejamiento de Wolf Erlbruch, Susy Lee, Shaun Tan y Jimmy Liao. Hemos sido tan pesados con estos tres que no podremos viajar a sus paises, la policía no nos dejaría pasar 😉

En 2011 recibimos en los talleres a Dorte Karrebaek y a Ole Dalgaard, Martin Salisbury, Tony Ross, Gustavo Puerta y Elena Odriozola, Luis Garay y Ajubel. En las Jornadas, sumamos a estos las invitaciones de Margarita del Mazo, Sandra López y Uri Shulevitz. Además, recordamos con especial cariño la compañía de Alfonso Ruano y nuestros amigos de SM con motivo de la exposición retrospectiva que organizamos en el Museo Patio Herreriano.

En 2012, estuvieron al mando de los talleres Alexis Deacon, Sylvia Van Ommen y Maurice Van Der Bij, Javier Sáez Castán, Isidro Ferrer (que también fue el protagonista de la exposición en el Patio Herreriano), Manuel Monroy y Benjamin Chaud. A las Jornadas se sumaron Hervé Tullet, Eduardo Filipe y Nina Christensen. Además de Arianna Squilloni, que nos ayudó en tantas ediciones con su sonrisa constante y su sabio consejo siempre dispuesto.

En 2013, los talleres corrieron a cargo de Marc Boutavant, Kitty Crowther, Oliver Jeffers, David Wiesner, Puño y Chris Haughton. Además en las Jornadas y en el resto de programas recibimos a Axel Scheffler, Sarah Malley, David Pérez Andrés, Pep Carrió, Ana Linde, Io Bru, Pablo Núñez y Alfonso Ruano, Alberto Gamón y Daniel Nesquens, Ángel Domingo y Sandra López, Natascha Rosenberg y Kate Wilson.

En 2014, la lista de talleristas fue la más larga: Serge Bloch, Alex Mathers, Max, Rotraut Susanne Berner, Katsumi Komagata, Anal Ballester, Vitali Konstantinov, Ricardo Cavolo, André da Loba y Pablo Amargo. A ellos se sumaron en otros programas Olivia Ahmad, Sam Arthur, Gita Wolf, Sonia Pulido, Miguel Gallardo, Pablo Rebaque, María Cimadevilla, Luis González, Ivan Canu, Giacomo Benelli, Fiz Osborne y más editores y compañeros en las muchas actividades simultáneas de esta edición.

En 2015 recibimos en los talleres a Javier Zabala, Aitor Saraiba, María Pascual e Irene Cantero, Manel Fontdevila, Liniers, Emiliano Ponzi, Britta Teckentrup, Ellen Weinstein, Jenan Issa, Darío Adanti y Ana Ventura. Además en las Masterclasses y las charlas de Ilustratour Fin de Semana, disfrutamos de la compañía de Mágoz, Ana Garralón, Javier Olivares, Edmond Baudoin, William Grill, Antonio Santos, Paula Bonet, Anthony Browne, Manuel Bartual, Jorge González, Diego Moreno, Laura Barrachina, Fermín Abella, Marina Alonso, Manu Garrido, Samuel Alonso, Ellie Brough, Hanne Bartholin o Javier Rodríguez Pino, entre otros.

14-0 FOTO FIESTA PATO JORNADAS 1

 

A partir de 2011 decidimos enriquecer las Jornadas: tenían que venir grandes figuras que podían no dar un taller, pero si a las que poder conocer en persona y que pudieran aportar su conocimiento o su experiencia. Así tuvimos a Uri Shulevitz, que vino exclusivamente desde Nueva York sólo al fin de semana en 2011, o a Anthony Browne en 2015, y a tantos otros que hicieron que Ilustratour trascendiera de actividad formativa y se fuera convirtiendo en la gran cita de la ilustración en España. También nos dio mucha alegría comenzar a recibir participantes extranjeros, especialmente de Europa y Latinoamérica. Hay amigas de Argentina que compraban sus billetes con un año de anticipación para disfrutar de sus vacaciones en Ilustratour… ¡cómo no agradecerles!

 

14-01 FOTO FIESTA PATO POLLO CHICAS RIÉNDOSE

 

También 2011 fue un punto de partida para incorporar a Ilustratour otras actividades. Los Encuentros Nocturnos siempre habían existido (la librería Oletvm fue su lugar durante muchos años – Estrella nos dejaba hacer de todo: cine, exposiciones, tertulias…), pero en ese año comenzamos a establecer relaciones con Embajadas de diferentes países y otras organizaciones para disponer de propuestas expositivas en Ilustratour. En 2012 nos volvimos locos: ¡tuvimos 9 exposiciones al mismo tiempo!

 

16 - A- albumilustradoDanes

16 - B- expo Ruano

 

2012 fue un año en el que las cosas se nos fueron un poco de la mano. En ese momento habíamos ido sacando adelante Ilustratour entre dos personas. Pero en 2011 se había incorporado Sabela al equipo, y ya había dado muestras de lo muchísimo que era capaz de hacer, así que en 2012 estábamos de subidón total con una energía desbordante y con ganas de dar un salto que nos hiciera obtener más apoyo para Ilustratour (seguíamos apenas cubriendo costes, considerando que las horas de trabajo que echábamos preferíamos no contarlas, porque entonces no hubiéramos seguido adelante…).

Sabíamos que si queríamos obtener un apoyo mayor del Ayuntamiento de Valladolid, necesitábamos demostrarles que Ilustratour podía ser un evento para la ciudad, y no solamente para ilustradores. Así que les propusimos organizar un Ilustratour para familias, que se celebrase al mismo tiempo que las Jornadas, y en el que pudieran confluir todos los públicos: los padres, los niños y los profesionales.

 

18 2012 HERVÉ

19 2012 ILUSTRATOUR FAMILIAR

 

Organizamos un programa con la ayuda de un montón de editoriales y de ilustradores, y tuvimos como invitado estrella a Hervé Tullet, que hizo dos intervenciones artísticas con el público que al recordarlas todavía nos ponen los pelos de punta. Pero no obtuvimos el resultado deseado: al Ayuntamiento no le pareció adecuado apoyar económicamente este festival para la ciudad. Nos lo comunicaron tan tarde que no podíamos anular todos los compromisos adquiridos, así que tiramos adelante, tuvimos que pagarlo nosotros y ese año perdimos un montón de dinero. Hubo un antes y un después de 2012 en nuestro ánimo. Nos dimos cuenta de que Ilustratour podía ser maravilloso, pero que en algún momento tendríamos que dejar de arriesgar si no recibíamos el retorno adecuado. Para nosotros, ese retorno se traducía en ingresos que nos permitiera disponer de un equipo suficiente que no trabajara todas las horas del mundo con un salario bajo.

 

20 EXPO FERNANDO

22 - alternativa mark mills

 

Aun así, seguimos adelante porque era mucho lo que habíamos sembrado, la expectativa despertada y pensábamos que podríamos encontrar una fórmula que nos alejara de la incertidumbre. Apretamos los dientes y afrontamos 2013 con el objetivo de hacer crecer las Jornadas y consolidarlas en el LAVA. El llenazo fue espectacular, comenzó nuestra andadura internacional de la mano de AC/E, alianzas que venían fraguándose se consolidaban con éxito, como la asociación con Plum Pudding Illustration Agency, que merece una mención especial por la generosidad que Mark Mills siempre ha demostrado hacia Ilustratour. A Mark lo conocimos en Bolonia por una amiga común, y desde el primer momento se enamoró de la iniciativa de Ilustratour. Vino un año, y al siguiente ya estaba proponiéndonos el Premio Plum Pudding, que ha ayudado a incorporarse al mercado anglosajón a varios ilustradores españoles desde su puesta en marcha. Mark es una demostración de cómo los negocios y la amistad pueden hacer un maridaje perfecto, sobre todo si eres una buena persona como él. También nuestros amigos Ivan Canu y Giacomo Benelli, de Mimaster Illustrazione de Milán, han sido unos aliados fundamentales de nuestra aventura internacional de los últimos años, además de un ejemplo de estilo y buen humor. En 2013, gracias a la amistades como estas y a la suma de muchos nuevos colaboradores de todo tipo, sacamos adelante una edición feliz. La intervención de Pep Carrió en el LAVA nos sigue sacando una sonrisa. Y en la sección de Ilustratour Network alcanzamos las mejores cifras: más de 70 editoriales revisando portafolios.

 

23 Publico_03

24 Network_baja.JPG

25 pep firmando

 

Dicen que tener mala memoria es fantástico para el optimismo, y es cierto. En 2014 estábamos otra vez pletóricos, por fin habíamos conseguido ampliar un poquito más el equipo que el año anterior, y superamos las cifras de participación por séptimo año consecutivo. Ese año desplegamos una campaña por la internacionalización del festival a la que dedicamos mucho tiempo y esfuerzo: pensábamos que ampliar el público y generar intercambio era parte de nuestro futuro. También pasamos de 6 talleres a 10, aunque no conseguimos llenarlos como esperábamos. Aunque acudieron al festival más participantes de fuera de España, no fue una cifra tan alta como nos hubiese gustado y nos dimos cuenta de que ese era un camino de largo recorrido que tendríamos que ir conquistando poco a poco. Seguíamos haciendo malabares con el presupuesto, pero trabajar en un entorno ya conocido como Valladolid, con el apoyo de dos espacios con el Patio Herreriano y el LAVA, haciéndonos la vida más fácil, era algo que valorábamos mucho.

 

26 claustro

27 Jardín Patio Herreriano

 

Y entonces sucedió. El Ayuntamiento de Valladolid nos echó de la ciudad. Fue un hecho triste y duro, del que no hemos hablado demasiado, pero este espacio es para contar la historia de Ilustratour, y esto forma parte de ella.

Ellos dirán que no nos echaron, que nos fuimos nosotros. En parte tienen razón. Cuando vimos que nos iban a echar, les dijimos que ya nos íbamos. Los motivos de este desencuentro fueron tan surrealistas que aún hoy nos cuesta digerirlos. En otoño de 2013 nos habían contactado de la Junta de Castilla y León para pedirnos que trabajáramos para ellos en un encargo. Habían visitado Ilustratour y querían una propuesta que les ayudara a dinamizar culturalmente una ciudad de la provincia, que entonces no sabían aún cuál podría ser. Les hicimos varias propuestas, entre ellas ÑAM, un festival de cómic. Nos pareció que como el cómic no había tenido presencia en Ilustratour y atraía a un público diferente, podía ser un complemento estupendo para que convivieran e incluso en el futuro se pudieran crear sinergias entre ambos eventos. El caso es que les gustó ÑAM y lo compraron. Y nos dijeron que se iba a celebrar en Palencia en Octubre de 2014, y que fuéramos trabajando pero sin hacer ningún tipo de publicidad o comunicación porque hasta que no se presentara oficialmente por la Junta no podía saberse que ese festival iba a celebrarse. Como nosotros no entendemos de agendas políticas, nos dedicamos a hacer nuestro trabajo de programación y organización del festival, como nos había encargado nuestro cliente (la Junta, la Diputación y el Ayuntamiento de Palencia).

ÑAM terminó presentándose oficialmente a finales de Julio de 2014. Ilustratour se había celebrado a primeros de ese mes. El mismo día de la rueda de prensa nos llamó la Concejala del Ayuntamiento de Valladolid acusándonos de traición. “Es una puñalada en la espalda”, nos dijo. Nos quedamos helados. ¿Qué estaba pasando? ¿No eran la Junta y el Ayuntamiento del mismo partido político? ¿Qué habíamos hecho mal? Parece ser que se nos había escapado el pequeño detalle de que había una mala relación entre el Ayuntamiento y la Junta, y que como no podían enfadarse abiertamente entre ellos, lo hicieron contra nosotros.

Tardamos un tiempo en reaccionar, nosotros no teníamos ni idea de esta batalla entre Administraciones Públicas y nunca pensamos que hubiera un conflicto entre un festival de ilustración y otro de cómic. Nosotros nunca hubiéramos puesto en riesgo Ilustratour, ¿es tan difícil de entender? Los políticos no lo entendieron.

Así que pedimos una reunión con el Ayuntamiento de Valladolid, oficialmente para presentar la memoria de IlustraTour, como cada año. Pero ambas partes sabíamos que el objetivo de la reunión era saber si se había roto por completo la relación o habría alguna esperanza de seguir. Tal vez por eso tardaron 3 meses en darnos cita, y porque fuimos muy pesados. A la reunión fuimos Rafa, Sabela y Nati. Fue una reunión difícil. Cuando vimos que no había por dónde arreglar la situación dijimos que nos íbamos y que haríamos Ilustratour en Madrid. Se quedaron en silencio y dijeron “Aclararos: nosotros íbamos a echaros y ¿ahora os vais?”.

Como conclusión, nos quedan pocas ganas de relacionarnos con políticos. Es complicado entender su idioma, sus reglas del juego. Supone servidumbres y arbitrariedades que no nos gustan. Entendemos que es cosa de ese mundo, porque buena gente hay en todas partes, que supone formas de funcionar particulares. Pero no queremos estar ahí.

 

28 elena noche

 

Este episodio no ensombrece en absoluto nuestro cariño por Valladolid. Para nosotros, los recuerdos de IlustraTour están unidos a los paseos de verano por esa maravillosa ciudad, al tapeo en sus terrazas, a las noches en la playa del Pisuerga, a las visitas guiadas (¡había que conocer la ciudad!). A los divertidos episodios que suponía alojarse en los Colegios Mayores (¿quién de la primera edición no recuerda “El Orfanato”? ¿Quién no vivió con angustia regresar antes del toque de queda al Colegio Mayor María de Molina por el riesgo de perder “la huella” – única forma de entrar y poder dormir en tu cama esa noche – ¿ Es difícil olvidar las cenas de grupo, tipo bodorrio, con los ya tradicionales cantos regionales (de cualquier lugar del mundo, se entiende). O los atardeceres en la Plaza Mayor, después de salir molidos de los talleres…

 

29 - 2012 GENTE CENA

 

Salir de Valladolid fue un disgusto, pero también una oportunidad. Una oportunidad de darle a Ilustratour una vuelta, después de 7 años con una fórmula que ya empezaba a resultar repetitiva. Una oportunidad de que el Festival se hiciera mayor en una plaza tan importante como Madrid, y en un lugar tan emblemático para la cultura como Matadero Madrid. En 2015 trabajamos en un replanteamiento del programa, alcanzando un nivel de variedad de actividades y de opciones de participación como nunca antes se había logrado en Ilustratour. Igualmente, Ilustratour culminó su apertura a la ilustración en toda su amplitud (recordad que comenzó siendo un festival de ilustración infantil), con la participación de algunos de los ilustradores de vanguardia en el momento actual y la apertura a explorar la combinación de la ilustración con otras disciplinas.

 

30 FOTO TALLER DANZA

31 FOTO MERCADO

32 FOTO ZABALA

 

Podemos decir con orgullo que Ilustratour 2015 estuvo a la altura de la expectativa. Gracias nuevamente a la colaboración de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (¡se cierra el círculo, 8 años después!), disfrutamos de las instalaciones de Casa del Lector, y contamos con el apoyo de espacios vecinos como Factoría Cultural, DIMAD y la Compañía Nacional de Danza. Recibimos muchos participantes amigos, pero también conocimos caras e ilusiones nuevas. Disfrutamos de un Ilustratour más corto, pero muy intenso. Con un despliegue de micromecenazgos como en ninguna edición anterior.

Y un año más, terminamos exhaustos, satisfechos y con unas cuentas que no alcanzan a cubrir un mínimo que asegure la viabilidad futura del festival, después de batallar durante meses con un presupuesto infernal y convivir con el susto de no llegar ni al mínimo aceptable. Así que llegó el momento de hacer balance y tomar una difícil decisión: cerrar Ilustratour. Lo hacemos con la serenidad de haberlo meditado mucho, de haber buscado alternativas, de trabajarlo en equipo.

Porque no podemos terminar sin hablaros del equipo. Como os decíamos, cuando entre dos no podíamos más, Sabela se incorporó a IlustraTour, primero para ayudarnos pero muy pronto estaba llevando la dirección. Mientras nosotros nos dedicábamos a abrir otros proyectos (el Máster, IlustraLab, Visualizamos …), Sabela se responsabilizó de sacar adelante el Festival, y fue bajo su mando cuando IlustraTour alcanzó su cima más alta. A ella le debemos la producción de los más pequeños detalles, pero también las nuevas ideas para conseguir que cada año tuviéramos una repercusión mayor. Como parte de su equipo han tenido un protagonismo especial Raquel y Leticia, piezas clave para que todos los frentes estuvieran cubiertos: atención de inscripciones, relaciones con la prensa, Network, etc. Todas, pero especialmente Sabela, se merecen un reconocimiento especial por su labor. Nunca una palabra de desánimo ni un gesto de contrariedad, esa es la verdad.

Otras muchas personas han participado en IlustraTour durante estos 8 años y todos ellos han dejado su huella en el festival. Nos sentimos muy agradecidos por su generosidad, os confesamos que son multitud de pequeñas historias de desprendimiento, muchas de ellas de carácter altruista … Nuria, sabes que tú estás metida en este grupo :)

 

33 equipo 1

34 EQUIPO

 

Pero detrás de todas estas historias, y de la nuestra, existe un elemento en común que nos hace sentirnos miembros de una misma familia: el amor por la ilustración, por las cosas bonitas, por la narrativa y por dejar un mundo mejor a los que vendrán detrás de nosotros. Un deseo de que las historias emocionantes ocupen un lugar privilegiado en nuestra vida. Nos quedamos con eso. Con la comunidad y el movimiento sectorial que se ha gestado en torno a Ilustratour, y que en 2008 no podíamos ni sospechar.

Estamos seguros de que a partir de ahora vendrán otros a izar esta bandera. Es una bandera cuya propiedad pertenece a todos, así que ya sabéis que está ahí para levantarla bien alto.

Gracias a todos por haber formado parte de esto.

Fdo.: Nati y Rafa

 

35 ilustratour somos todos

 

La entrada La bandera de IlustraTour está a media asta aparece primero en .