Hay temas que son difíciles por su propia naturaleza: lenguaje jurídico, cuestiones arduas de transmitir, folios y folios de normas y recomendaciones.

 

Uno de nuestros clientes tenía entre sus manos algo así: el Código Ético de la compañía. Y se hicieron una pregunta, ¿por qué algo que nos ayuda a ser mejores tiene que ser tan complicado de entender?

 

Nos dieron la oportunidad de participar con ellos en darle la vuelta a cómo contar su Código Ético. Lo tenían claro: la visualización es una herramienta infalible para hacer tangible lo intangible. Y también sabían que merecía la pena romper moldes y atreverse con un lenguaje diferente, el visual, tanto en el trabajo previo sobre el Código Ético como en el resultado final.

 

En una sesión de trabajo con el equipo a cargo de la elaboración y comunicación del Código Ético realizamos una exigente labor de reducción a lo esencial. El equipo, con sus diferentes visiones, construyó una visión común de la estructura del Código Ético y de los conceptos relevantes a transmitir al resto de la empresa.

 

Y ahora llegaba el momento de contarlo en un lenguaje comprensible. Las personas necesitamos historias cercanas, que puedan suceder en nuestro entorno cotidiano. Así que creamos conjuntamente situaciones fácilmente identificables con conductas señaladas en el Código Ético. Y las dibujamos en viñetas:

 

MAL USO DE LOS RECURSOS

 

Considerar que el armario de material de la empresa es tu supermercado particular es Hacer mal uso de los recursos

 

CORRUPCION Y SOBORNO

 

 

Dejarte invitar por un proveedor a cambio de darle un contrato es Corrupción o soborno

 

TRAFICO DE INFLUENCIAS

 

Darle trabajo a la hija de un funcionario a cambio de un trato de favor es Tráfico de influencias

 

 

Nuestro cliente se atrevió a romper moldes dentro de la compañía haciendo uso del lenguaje visual para interpretar de forma sencilla, accesible y atractiva un tema complejo y tradicionalmente atrapado en un corsé de legalismos.

 

La apuesta ha merecido la pena: ahora todos entienden para qué sirve el Código Ético y además saben que su empresa se ha esforzado en ponérselo fácil.

 

La entrada Un Código Ético que se ve (y se entiende) aparece primero en visualizamos.es.