War Rooms

 

“War Rooms” equivale a “Espacios para Pensar de Forma Diferente”. Es una de esas expresiones que utilizan las startups y que las grandes empresas copian por la nostalgia que sienten cuando escuchan las historias de comienzos de garaje. Algo parecido a cuando unos padres de cuarenta y muchos ven a su hija mayor salir de casa después de las uvas de Año Nuevo. La contemplan con una mezcla de tristeza y alegría que les hace inclinar la cabeza y sonreír.

 

Pero al igual que las personas que superan los 40 se resisten a envejecer, las grandes empresas hacen lo mismo. Son muchas las que se han dado cuenta del valor que tiene cuidarse. Se miran al espejo y no les gusta lo que ven, así que aquellas que sienten un mayor aprecio por su presente (y por su futuro) apuestan por parecerse a estas jóvenes startups y dedican espacios para la innovación.

 

“War Rooms” es fácil de recordar y, si se piensa, es bastante descriptivo: es la escenografía perfecta para decidir una batalla. Si Napoleón preparara Waterloo en una sala de reuniones y le invitaran a utilizar el power point preguntaría por qué todo el mundo se había vuelto loco: “¿Dónde están los Mapas?”. Necesitamos superficies grandes para pensar, esa es la clave.

 

Por otro lado viene bien salir de tu cubículo, saber que hay vida ahí fuera. Si tu empresa dispone de un espacio en el que se pueden mantener reuniones diferentes, seguro que te apetece trabajar en equipo. El escenario es mucho más importante de lo que parece, te sientes liberado, puedes hacer cosas que en una sala de reuniones ni se te pasaría por la cabeza. Incorporar el espíritu innovador en una organización pasa por que la propia organización te ponga los medios para hacerlo posible … no le puedes decir a un niño que riegue tu jardín sin mostrarle dónde está el agua.

 

Hemos acompañado a diferentes empresas a crear sus “War Rooms”, así que ha llegado el momento de compartirlo con todos vosotros. Aquí van algunos de los elementos que nos parecen imprescindibles para que el esfuerzo valga la pena:

 

War Rooms Paredes

 

1. Paredes: 

No hay “War Room” que pueda llevar este nombre sin que se pueda pintar en las paredes. Si es un espacio diáfano, también se pueden utilizar paneles o pizarras hechas a medida que cumplan la misma función.

 

War Rooms Paneles

 

2. Luz:

Es muy importante que exista luz natural. Los mejores espacios de una planta de oficina no deberían ser para los despachos de los más altos directivos, sino para estas salas de uso común que logren inspirar, poner en común y también ser utilizadas como lugares de formación.

 

War Rooms Luz

 

3. Mesas:

Las mesas tienen que tener ruedas. Los espacios deben ser fáciles de configurar dependiendo de los grupos y las necesidades concretas de cada uso … por eso las ruedas :)

 

War Rooms Mesas

 

4. Materiales:

Se necesita dotar de materiales que saquen el mayor partido a estos espacios: rotuladores, post-it, cartulinas, etc.

 

War Rooms Materiales

 

5. De pie:

Los espacios deben estar diseñados para que puedan estar trabajando muchas personas levantadas mientras participan en la creación de forma activa.

 

War Rooms de pie

 

6. Comida:

Poder comer y beber en estos espacios facilita que las personas se muestren tal y como son, espontáneas, como si estuvieran en sus casas. ¿No os parece que las mejores conversaciones suceden en la cocina?

 

War Rooms Comida

 

9. Naturaleza:

¡Y si hay plantas mucho mejor! Sentirnos conectados con la naturaleza nos resultará mucho más inspirador.

 

Así que adelante, ¡Esto es la guerra!