Archive for ‘febrero, 2014’

Manuel Marsol y su visión de Moby Dick ganan el III Premio de Álbum Ilustrado de Edelvives

Hoy os traemos la historia que hay tras el III Premio de Álbum Ilustrado que organiza el Grupo Edelvives. Es la travesía de Manuel Marsol hasta llegar a Ahab y la ballena blanca, su personal reinterpretación de Moby Dick que deja espacio para la ironía, el humor y sobre todo… una genial ilustración.

Hemos charlado con este ilustrador madrileño -que también ha pasado por IlustraTour- para que nos cuente cómo decidió presentarse al concurso y, sobre todo, cómo nació el proyecto del álbum con el que ha recibido este premio editorial dotado con 12.000 euros. ¡Esperamos que os guste!

Marsol quería preparar un trabajo para optar al Premio de Edelvives, pero lo que más le apetecía era ilustrar sobre algo que le apasionase. Cuando leyó en las bases que el proyecto tenía que ser una libre adaptación de un mito, leyenda o cuento popular, pensó rápidamente en Moby Dick. “Es curioso porque se trata de una novela moderna, pero su poder evocador y su simbolismo son tan fuertes que se ha hecho un hueco junto a los grandes mitos clásicos”, explica. Así que para empezar a trabajar juntó el mar de su infancia, los monstruos que le fascinaban -y a la vez le aterraban- de niño, esta novela que había leído hace cinco años y a todo ello le añadió otro sello personal: el humor. Y así, poco a poco y casi sin pensarlo, nació Ahab y la ballena blanca.

AhabMapa_marsol

¿Por qué Moby Dick? “Lo tenía casi todo: los dinosaurios (la ballena o Leviatán, que no deja de ser un animal prehistórico), los piratas, los viajes marítimos y naufragios, los misterios de las profundidades… el MAR. Eso que me hacía pasar tardes enteras de verano buceando con mi hermana hasta que se nos arrugaban los dedos, rodeados de mújoles, conchas y algas, ensimismados frente a un mundo fantástico y también oscuro. Eso que luego dibujábamos con mi padre en un gran tablero azul con las caracolas y caballitos de mar secos que habíamos encontrado en la orilla“, explica el ilustrador.

Además, se documentó mucho sobre Herman Melville y su novela y volvió a ver la película de John Huston. Y así, a través de las ilustraciones fue encontrando el sentido de lo que quería contar. “Al principio no daba con nada: era una novela tan grande y con tantos mensajes que no sabía ni por dónde empezar. Pero siempre pensaba: voy a disfrutar dibujando y punto”.

Marsol, que trabajó como creativo de publicidad hasta que lo dejó para dedicarse de lleno a dibujar, pronto se dio cuenta que lo que más le obsesionaba de esta historia era el ansia que sentía el marino que buscaba un animal gigante que tenía delante en todo momento pero no lograba ver.

“Y ahí estaba el Capitán Ahab obsesionado buscando a la gran ballena blanca por todas partes, incapaz de verla pese a tenerla delante: la confundía con un trozo de iceberg o con la niebla. Y lo bonito es que esos dibujos también estaban hablando de cosas que me preocupaban ahora, un sentimiento que cualquiera puede identificar: cuando te obsesionas con algo (seas niño o adulto), a veces te centras tanto en encontrar soluciones que aunque las tengas delante no las vas a ver. No sólo el proceso creativo es así, también nos sucede constantemente en el día a día. En ocasiones la única manera de desatascarse es dejarse llevar sin pensar demasiado, y en mi caso la idea fue pasármelo bien dibujando hasta que todo cobró sentido. Si sólo pensamos en cazar la ballena, nunca disfrutaremos del viaje”.

Ahab_montaña_Marsol   Iceberg_Marsol

En este punto apareció el humor. Un Ahab sin la amargura ni la sed de venganza del personaje de Melville, que era algo así como una versión oscura de Don Quijote. Seguía siendo cascarrabias y obsesivo, pero sobre todo era tierno en su ingenuidad. “Al hacer la adaptación me quedé solo con los elementos necesarios para lo que quería contar: el mar, Ahab y Moby Dick. Y tuve claro que el mensaje final debía ser más optimista que el de la novela original. Si Ahab pasa por peligros, tanto en el libro como en el álbum, es por su ceguera. Pero el camino al que le llevará en ambos casos es distinto”…

¡Y hasta aquí podemos contar para no destripar el álbum! Sólo deciros que aquellos que hayáis leído la novela de Melville, lo pasaréis genial a la caza de las referencias y guiños que hay por todo el álbum. ¡Esperamos que lo disfrutéis tanto como el propio ilustrador! “El Premio me hace mucha ilusión porque sale de un sentimiento y unas emociones muy personales que han sido compartidas por gente (el jurado) que no me conocía. Me gusta imaginarme a los niños que leerán el álbum con sus padres diciendo: “¡Pero si está ahí, si Moby Dick es ese trozo de hielo gigante!” Y ojalá, por un ratito, puedan sentir (o recordar en el caso de los adultos) aquel misterio y emoción de la infancia que yo experimentaba cuando buceaba con mi hermana”.

 

 

Galería con los proyectos de los alumnos

¿Te has quedado con ganas de conocer más detalles de los proyectos realizados por los alumnos de la segunda edición del Máster?

Pincha aquí para acceder a la galería dónde encontrarás una selección de los álbumes presentados hoy.

ilustración de Lucía Cobo

¡Gracias a todos los que nos habéis acompañado, a través de la web o en directo, en Madrid, esperamos que lo hayáis pasado bien!

Llenos de ilusión por “Nada de nada”

Hoy tenemos una noticia que nos ha llenado de alegría y queremos compartirla con vosotros. ¿Que qué es? “Nada de nada”. Igual ahora no os suena pero tomad nota porque no será así dentro de muy poco.

¡IlustraTour Network funciona! Y los encuentros con los editores dan sus frutos. Hoy os traemos un bonito ejemplo. Nos lo cuenta de primera mano su protagonista, la ilustradora Yael Frankel. “Nada de nada” es su primer álbum ilustrado y ha sido un proyecto que germinó en una cita de Network en Ilustratour.

¡No podemos destripar mucho porque el libro aún no está publicado! Pero os adelantamos un pequeñísimo bocado para que os contagiéis de nuestra alegría. Estamos muy contentos de poder aportar un granito de arena para que proyectos tan bonitos como éste salgan adelante.

YaelYael no se ha perdido ni una edición de IlustraTour. Viene todos los años desde Buenos Aires. La pasada edición, tenía una cita con la agencia editorial Passepartout, sello francés de Kite Edizioni. Antes de esta entrevista, presentó su trabajo a otra editorial que le dijo que no eran lo que estaban buscando pero le aconsejaron que se lo mostrara a Passepartout. “¡Es para ellos!”, le aseguraron. Y estaban en lo cierto.

La propia Yael lo cuenta llena de ilusión. “La siguiente entrevista era con ellos… ¡Y así fue! Inmediatamente, durante la entrevista, me pidieron que mandara el proyecto completo una vez que llegara a Buenos Aires. Lo hice y a los pocos días ya estaba recibiendo un mail diciéndome que querían publicarlo en Kite Edizioni“. Le pidieron algunas correcciones (“muy poquitas, muy pequeñas”, especifica) y unos meses después… Llegaba el contrato para la publicación de “Nada de nada”.

Como os hemos comentado, aún es muy poco lo que se puede contar de este álbum ilustrado pero hacemos un pequeño adelanto. Es un cuento acerca de una piedra a la que no le pasa nada…¡Pero nada, nada! Las ilustraciones en cambio, son pequeños recortes cotidianos de todo lo que no le pasa. Así como la piedra, también hay un niño al que no le pasa nada hasta que… ¡¡Y hasta aquí podemos leer!!

Sí os podemos ofrecer una instantánea de “Nada de Nada”.

Nada_De_Nada

Y también podemos contaros la idea que quiere transmitir la ilustradora: “No me interesa transmitirle alguna idea especial al lector, me alegra enormemente pensar en que posibles lectores puedan encontrar algo de poesía en este cuento. Y si hay algún mensaje oculto, tendrá que ver con la alegría de saber que cada cual, puede encontrar un par, alguien con quien caminar”. Esperamos que nos contéis vuestras sensaciones cuando lo tengáis en vuestras manos.

Por último, queríamos compartir con vosotros las tres claves del éxito de Yael: No tiene miedos a la hora de dibujar. “Intento que los temores no me estorben”, confiesa. Intenta aprender de todo. “Con cada nuevo proyecto aprendo y mi mirada se vuelve un poco más aguda y entendida”. Y por último, acude cada año a IlustraTor con toda su ilusión para enseñar su trabajo con la mayor energía posible a los editores.

Esperamos que os contagien de ilusión estas buenas noticias y os animéis a vernos en IlustraTour 2014. ¡Estamos seguros de que os encantará!

 

¡Buenas Noticias!

Ceremonia Awards

No hemos ganado el primer premio (ganaron los favoritos … ¡su propuesta era de un gran nivel con un equipo gigantesco de diseñadores y consultores!) pero ¡nos han concedido una mención de honor! Estamos muy-muy felices, especialmente por lo que nos han contado los representantes de la Fundación Gates durante la ceremonia: seguirán trabajando con nuestras propuestas para preparar la “World Inmunization Week” que se celebrará en el mes de abril en Ginebra. Seguirán probando nuestros prototipos en Kenia, la India e Indonesia. Si queréis tener más información, podéis leer el post de la propia Fundación Gates.

Estamos felices por la experiencia, por el reconocimiento a nuestro trabajo pero, por encima de todo, por la posibilidad de seguir embarcados en un proyecto de envergadura global que tiene como resultado salvar vidas, muchas vidas.

Aprovechamos para agradeceros a todos vuestro apoyo, en las redes, a través del mail, etc. Vuestro ánimo ha estado muy presente todos estos días… ¡gracias de corazón!

(Disculpad la foto, está hecha con el móvil, cuando tengamos las oficiales las colgamos)

¡Solo falta un día!

Records for Life Contest

 

Mañana sábado 8 de febrero, a las 20:00h., se anunciará el ganador del Concurso Internacional “Records For Life” impulsado por la Fundación Bill & Melinda Gates. Ha sido una semana intensa en la que hemos podido intercambiar impresiones con los representantes de la Gates Foundation y al mismo tiempo disfrutar del evento IxDA celebrado en Amsterdam.

 

Será muy difícil ganar algún premio, el nivel de los finalistas es muy alto, especialmente si pudierais escucharles defendiendo sus propuestas. Eso ha ocurrido hoy, desde las 14:00h. hasta las 15:30h., hemos ido pasando uno a uno para explicar en detalle todo lo relativo a nuestra cartilla de vacunación. Aquí tenéis a los nueve finalistas que, además de nosotros, han tenido que presentar sus trabajos:

 

1. Caroline Brown (USA). Trabaja en “Moment“, una firma de digital product design de Nueva York en la que trabajan 45 personas. Ha venido también con ella el fundador de la empresa, John Payne, que está haciendo una gran labor de mentoring con estudiantes de diseño aquí en Amsterdam.

2. Claire Doussard (Francia). Claire estudió ingeniería pero le apasionaba el mundo del diseño, así que al finalizar sus estudios se marchó a Harvard a hacer un postgrado. Aunque ahora vive en Francia, se enteró del concurso gracias a sus antiguos compañeros de Harvard y decidió presentarse en solitario. Dedicó un mes entero, full time, a elaborar su propuesta.

3. Sarah Sykes y Yian Ling Cheong (USA). Ambas son estudiantes del Master de Diseño en la Carnegie Mellon University, en Pittsburgh. Su propuesta me ha parecido genial, no sólo han diseñado una gran cartilla de vacunación sino que además han hecho un vídeo alucinante explicando todo el proyecto. Ojalá lo cuelguen pronto en la red … vale la pena verlo.

4. Trip Odell (USA). Trip es un diseñador UX que trabaja para Microsoft y Amazon. Además de ser un gran diseñador es muy buen ilustrador, junto con nuestra propuesta ha sido la más visual de todas, la que tenía más dibujos. Trip es un gran divulgador de Design Thinking, participa en muchos eventos dando conferencias y tiene un discurso muy interesante. ¡Gracias Trip por todo lo que hemos aprendido de ti!

5. Lisa Scharoun (USA). Aunque es norteamericana, Lisa vive en Australia. Es profesora de diseño en la universidad de Canberra. Antes de ser profesora, trabajó como diseñadora en Londres. Su trabajo es muy valioso, ha diseñado una funda para la cartilla de vacunación muy útil que permite construirla uno mismo y la protege de la lluvia. Lisa también tiene un discurso muy sólido en el proceso de toma de decisiones.

6. Ross Donnan (Australia). Ross es un diseñador gráfico que decidió encerrarse un mes entero a trabajar en el proyecto de la Fundación Bill y Melinda Gates. Su proyecto es muy profesional, ha tenido en cuenta muchos pequeños detalles que se te escaparían si solo te dedicaras a tiempo parcial al proyecto. Ross es un tipo genial, sonriente y muy colaborativo.

7. Nate Gulledge (USA). Nate es profesor de diseño en la universidad de Maryland. Cuando tuvo noticia del concurso decidió trabajarlo con 4 de sus alumnos más brillantes de la universidad dedicando a este proyecto todas sus energías. Cuando nos lo contaba, pensábamos: “qué lujo ser alumno de Nate”. Su proyecto es muy interesante, Nate defiende que lo más importante de cualquier creativo es aprender a trabajar en equipo.

8. Rob Vela (USA). Rob es el más joven de todos, de hecho no ha terminado aún sus estudios universitarios.  Sin embargo, es un chico muy despierto, con muchas ganas de trabajar. Dedicó cientos de horas al proyecto y, contra todo pronóstico, ha entrado en la final. En su propuesta se nota la frescura del que no tiene prejuicios.

9. Amy Guterman y Nick Maschinsky (USA). Amy y Nick forman parte de una Consultora de Innovación, “Gravity Tank“, en la que trabajan 85 personas. Son probablemente la empresa más fuerte de todas las que se han presentado, cuentan con grandes equipos de apoyo y músculo suficiente como para invertir recursos. En su presentación se ha hecho patente esta fortaleza y están posicionados como los favoritos.

 

Bueno, queríamos hacer este resumen para que pudierais sentir lo mismo que nosotros … nerviossss!!!!

 

Guridi nos descubre los secretos de “Abecedario del cuerpo imaginado”

Hoy queremos compartir con vosotros una maravillosa historia de edición que tuvo lugar con IlustraTour como telón de fondo. Nuestro amigo Raúl Guridi quería volver a dibujar y a crear. Y se apuntó al taller de Delphine Durand. Además de disfrutar de los talleres, las jornadas y la complicidad que se respira entre los amigos  de IlustraTour, la experiencia terminó con una doble sorpresa. Por un lado, fue el ganador del Concurso Pato Pollo 2011. ¿Os acordáis? Después nos contaría que la idea de su mascota surgió de la pregunta: ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Por otro lado, conoció a Arianna Squilloni, editora de A Buen Paso. Y de ahí nació un delicioso libro: “Abecedario del cuerpo imaginado”, donde Guridi ilustra los haikus de Mar Benegas.

Como todo libro tiene una maravillosa historia detrás, hemos charlado con Guridi para que nos cuente los secretos y anécdotas de “Abecedario del cuerpo imaginado” y para que lo disfrutéis en toda su plenitud cuando lo tengáis en vuestras manos. También le hemos preguntado por su experiencia en IlustraTour y por sus proyectos futuros, para que le sigáis la pista. ¡Esperamos que os guste la entrevista!

Portada_Guridi.jpg

- ¿Cómo fue tu primer contacto con IlustraTour?

Decidí ir a ilustraTour porque después de llevar mucho tiempo en el mundo del diseño gráfico y la impresión, necesitaba un cambio de actividad. Había pasado ya por el campo de la multimedia y la televisión y decidí volver a los principios, cuando me dedicaba a la pintura y el dibujo. Así que después de mucho pensarlo, me planté en Valladolid con mucho material y más ganas de y ponerme las pilas en el terreno de la ilustración.

- ¿Alguna anécdota graciosa?

- La verdad es que todo era muy simpático, empezando por la variedad de personas que nos encontramos en los talleres. Pero quizá el mejor detalle fue el cachondeo que tuvimos con un personaje que Delphine Durand nos hizo interpretar de un conejo gordo y grande con el que teníamos ya pesadillas. Nos saludábamos con las orejas y enseñábamos nuestras paletas como sí nos estuviéramos convirtiendo en conejos. Además, con el grande Alberto Sobrino como compañero y algunos más, era imposible no reírse a cada momento.

- ¿Qué ha significado el festival para tu carrera profesional como ilustrador?

-Puf, muchísimo. A mí me enseñó el lado humano del ilustrador que mitificas y después descubres sus secretos, su vida, sus problemas casi iguales a los tuyos. Además, te anima a trabajar el doble de lo que hacías, con esas mesas llenas de material e imágenes inspiradoras de tus compañeros. Es el paraíso de la creatividad, donde descubres que dedicarse a esto es posible. Poco después del primer IlustraTour monté el blog con las primeras imágenes y a la gente le fue gustando… Y así hasta hoy.

- ¿Cómo comenzó el proyecto con Mar Benegas y con la editorial A Buen Paso?

Yo ya había trabajado con Mar antes, con la que hice “A lo bestia”, y ella me seguía a través del blog y las redes. Había otros proyectos posibles entre los dos -que están en proceso aún- cuando me mandó el texto del abecedario. La verdad, me quedé impresionado, era increíblemente bello y difícil, y como me gustan los retos, acepté. Una vez trabajadas tres o cuatro imágenes, se las mandé junto con el texto a Arianna y casi enseguida aceptó. Así, Arianna Squilloni entró a formar parte del proyecto con muchas ideas, muy interesantes y entre los tres se estableció un clima creativo de aportaciones y mails.

- Explícanos un poco el argumento de “Abecedario del cuerpo imaginado” y qué te inspiró para crear esas ilustraciones.

- El libro es un compendio de poemas recreados en la idea del cuerpo como un paisaje inspirador, un conjunto de formas que se relacionan con los sentimientos del ser humano. El Haiku es una idea tan profunda como la sencillez, recalca la idea de la reflexión contemplativa, algo que hoy en día falta mucho. No nos paramos a ver, miramos con rapidez. Las ilustraciones no podían ser más importantes que el texto, tampoco tendrían que limitarse a representar lo que éste decía, tenían que surgir del fruto de la reflexión y plantearse sencillamente, sin aderezos o detalles. Durante algún tiempo, en los paseos por el campo analicé todo lo que pude la vegetación, las piedras, el agua, para relacionarlo con el cuerpo humano. Y realizaba muchos trazos de una vez, ideas rápidas.

Guridi_Interior

- Siendo un poco más técnico, ¿cómo describirías tu trabajo realizado en este libro? Uso de colores, imágenes…

- Hice muchas ilustraciones, muchísimas, y no daba con la clave, necesitaba conseguir de un trazo, en un momento, la expresividad del sentimiento que tenía que ilustrar. Utilicé papeles con textura gruesa, pero complicaba mucho el escaneo posterior, por lo que me limité a papeles de menos gramaje y dos tintas. Utilicé gouache y lápiz para conseguir mayor expresividad con la máxima sencillez. Para que no fuera pesado el conjunto, cambié el tono del fondo en algunas imágenes. La combinación de fondos e imágenes fue un auténtico rompecabezas. El formato y la edición fue la clave del último trayecto de este proyecto, el broche final para el que Arianna hizo un gran esfuerzo.

-¿Nos podrías explicar un poco tu trayectoria como ilustrador?

- Mi trayectoria… ¡Uff! Supongo que siempre quise contar historias con la imagen, desde pequeño creaba personajes, con la pintura, con el diseño gráfico, en fin, mi trayectoria siempre ha tenido que ver con el hecho de narrar con imágenes, y la ilustración englobaba todas las disciplinas que había probado antes y me relacionaba con el mundo editorial.

- Y ya por último, cuéntanos, ¿tienes algún proyecto entre manos ahora mismo?

- Pues ahora dentro de muy poquito estará en las librerías “El Rey de Nada” y “A lo bestia” (revisado) y estoy terminando dos proyectos, uno con Margarita del Mazo y otro con Pablo Albo. También tengo otro proyecto para finales de año con Gustavo Roldán como escritor y dos que saldrán en Francia con Ingrid Chabbert, más colaboraciones y cartelería de eventos culturales que me encargan. Después, hay siempre proyectos que están ahí sin definir que saldrán más adelante, supongo. En fin, ¡muchas cosas para compartir y disfrutar! Pero, por el momento con tranquilidad y haciéndolos lo mejor que sé.

Si os habéis quedado con ganas de saber más sobre el trabajo de Guridi, os dejamos en enlace a su blog para que indaguéis todo lo que queráis en su trabajo. ¡Esperamos que os haya gustado!

 

 

Estamos en la final

 

Amsterdam

 

¿Os acordáis de este artículo que publicamos en nuestro blog? A finales de octubre nos presentamos a un concurso internacional de la Fundación Bill & Melinda Gates para mejorar el diseño del registro de vacunas en el mundo (“Records for Life Contest“). De todas las candidaturas presentadas se seleccionaron 40 semifinalistas. A mediados de enero nos comunicaron que estábamos entre los 10 finalistas. Los finalistas los formamos dos europeos (nosotros y una propuesta de Francia), dos australianos y seis estadounidenses. El sábado próximo se anunciará públicamente el vencedor.

 

El premio se enmarca en el evento IxDA, estamos disfrutando de la compañía de autores como Scott McCloud, Daniel Rosenberg y Saskia Sassen.

 

Hoy hemos tenido una cena con el personal de la Fundación Gates y con el resto de finalistas. Es maravilloso respirar fraternidad cuando otros respirarían competición.

 

 

Un camino “A buen paso” de la mano de Arianna Squilloni

IlustraTour Somos Todos. Y todos y cada uno tenemos detrás (y por delante) una historia fascinante que merece la pena ser compartida. Desde el equipo de IlustraTour, no dejamos de sorprendernos ante esos maravillosos compañeros que vamos encontrando por el camino. Somos unos suertudos, la verdad.
Arianna Squilloni, editora de A Buen Paso, es una caminante de primera. Nos encanta dar paseos con ella. Arianna siempre nos lleva por caminos preciosos y nos dirige a metas que ilusionan y nos animan a llegar más lejos, disfrutando del trayecto. A los que nos seguís desde hace años, habréis notado que Arianna no es solo editora en IlustraTour, también ha sido entrevistadora, moderadora de debates, sonrisa invitada y hasta productora de exposiciones.
ilustraTour Gamon 2

IMG_0480

Es imposible recoger en un solo artículo un retrato completo de Arianna. Ella es muchas personas en una sola. Hoy queremos dedicar este rincón a indagar un poquito más en la Arianna editora de libros. Sobra decir que nos encanta lo que hace, los libros que edita con una dedicación de artesana y su ojo avizor para descubrir tesoros ocultos. Desde su proyecto editorial ‘A buen paso’ Arianna ha participado en las ediciones sucesivas de IlustraTour Network (Mesas de editores), y de ellas han salido ya varios libros publicados (e el caso de “Conducir es fácil”, de Fernando Pérez Hernando, en la imagen) que nos hacen sentirnos especialmente felices. Charlamos con Arianna de todo esto en una entrevista que, como siempre, nos da ganas de seguir conociendo más. ¡Gracias Arianna por este paseo!

Queremos conocer un poco más de tu trabajo de editora y de A buen Paso…

-¿Por qué decidiste crear una editorial como ‘A buen paso’?

Creo que sé editar libros, me gusta hacerlo y espero que los libros de A buen paso tengan algo que decirles a las personas que los leen. Se podría decir que A buen paso me permite hacer algo con mi vida, me hace feliz y representa un poco mi parte de responsabilidad social.

-¿Cómo ha ido evolucionando la empresa?

Bien, espero. Supongo que a lo largo de los años, por muy pocos que sean, uno se va aclarando las ideas y el catálogo va cobrando identidad. Por lo demás todo sigue igual, en A buen paso estoy yo, y está mi familia que acude en ayuda para enviar paquetes y temas logísticos. Pero, sobre todo, A buen paso necesita a Miquel Puig (la persona que se ocupa del diseño de todos los libros de la editorial) y a sus preguntas, sus comentarios y –también– sus silencios.

-A la hora de elegir los proyectos/libros, ¿en qué te basas? ¿qué criterios utilizas?

Es importante que no solo un proyecto me guste, sino que esté en sintonía con el espíritu de la editorial. En general me encantan las buenas historias y los libros que te desafían, que te incomodan. También me apasionan los héroes improbables, pequeños, tozudos, ingenuos y enteros. Si aparecen plantas y espacios naturales, mejor que mejor.

-¿Cuántos libros habéis editado? ¿hay alguno favorito?

Creo que unos cuarenta libros… En relación a un favorito, amo perdidamente todos y cada uno de los libros de A buen paso, probablemente el favorito sea el último. Estos días estamos enfrascados terminando dos libros que, cada uno a su manera, me roban el corazón: La invasión marciana de Catalina González Vilar y Miguel Pang Ly, y En qué piensa una cabeza recién cortada, una novela breve del mexicano Juan Carlos Quezadas ilustrada por Carla Besora, que cuenta una historia en la que conviven los secretos de la escritura, los espectros, una temible bruja junto con el miedo y la curiosidad que se esconde detrás de todo gran viaje. ¿A que no tiene mala pinta?

-¿Algún proyecto futuro que nos podáis chivar?

Los dos proyectos van y vienen, es tan fascinante y milagroso ver cómo cuaja una historia y todas las piezas llegan a ocupar su sitio, pero esto no lo sabes hasta el momento en el que el libro ya ha salido de la imprenta. Hay unas cuantas cosas en marcha, pero no voy a hablar de ellas, pura superstición.

Ahora nos toca hablar del tema de moda: el sector editorial y la crisis…

-Esta pregunta es obligada (y un poco repetitiva): ¿Como ha afectado la actual crisis al sector editorial (libro infantil)? ¿Y a tu editorial A Buen Paso? ¿Algún consejo para navegantes?

A buen paso nació con la crisis, quizás no fue el mejor momento, pero a uno le tocan los momentos que le tocan. En general no sé, en España el mercado está muy parado, aun así el libro infantil sigue teniendo un poco de movimiento… Al fin y al cabo siempre habrá niños. Sí creo que la crisis ha hecho que todo el mundo, editores incluidos, controle más estrictamente sus gastos, lo curioso del caso parece ser que el ámbito en el que todo el mundo ve claro que se puede recortar, es el pago a los creadores. El otro día escuché en un programa en la televisión, un concurso, en el que para explicar la excepcionalidad de una situación se citaban lo importante que había sido los clientes de un cocinero… Lo que hacía tan imprescindible la opinión de estos señores eran los dígitos de su cuenta bancaria. Parece que lo que importa es lo que vende, el producto que vende y la persona que es capaz de cerrar la venta. Los libros pertenecen a un ámbito decididamente no crematístico, pertenecen al ámbito de las humanidades y, sin embargo, viven en el mercado. Una industria no puede ser cultural. Esta contradicción de fondo se nota más en tiempos de crisis. Claro que sí.

-¿Cómo ‘A Buen Paso’  está capeando este mal momento?

Como puede. Sobre todo tratando de controlar los gastos más importantes, sin dejarme ir al entusiasmo con tiradas elevadas si adoro un libro (todos los de A buen paso), sino tratando de reflexionar sobre las posibilidades de venta de un libro (a este respecto siempre hay un gran margen de adivinanza), hacer previsiones y seguir publicando libros que me gustan, pero con atención. Por otro lado uno no para de moverse, de dar a conocer el proyecto, porque esa es la idea, que los libros se conozcan.

-¿Qué opinas de las nuevas tecnologías que están revolucionado el sector editorial como el e-book?

Creo que los creadores tendrían que experimentar con ellas, jugar, probar, hasta encontrar un lenguaje y un contenido que utilice sus potencialidades. Lo que tengo claro es que es un poco caprichoso dejarlo tan solo en las manos de técnicos y dedicarse a añadir pequeñas animaciones a los libros. Ya tenemos los libros y funcionan muy bien en papel (me refiero en particular a los libros ilustrados), ¿qué es lo que se puede hacer en formato digital? ¿Qué es lo que justifica el empleo de un formato digital en la manera de contar una historia y en la estructura de la propia historia? Creo que yo también tendría que ocuparme de eso, de verdad, lo que pasa es que me pilla muy lejos. No me gusta, no me apasiona. A mí me va lo analógico y no tengo tiempo para centrarme en este otro ámbito. Eso me preocupa, pero es lo que hay.

-¿Qué ventajas en comparación a otros sectores y carencias arrastra el sector editorial de álbum infantil?

¿Ventajas? Mhm, si puedo permitirme cierto pesimismo y corriendo el riesgo de parecer un disco rayado, me centraré en las carencias que me preocupan. Las carencias del sector editorial infantil se resumen en el hecho de que en general no se toma la edición para la infancia como algo serio y tan artísticamente digno como los libros para adultos. Esto suele pasar con los propios intelectuales, escritores, autores afirmados. No hay nada que hacer, es como si, para tener algo importante que decir, el niño tuviera que esperar a crecer. Por lo tanto quien edita para niños realmente es relegado a la creación de libros con dibujos, libros más o menos didácticos, libros píldoras para solucionar problemas evolutivos de la infancia, como si no tuviera nada que decir, ninguna visión del mundo y de la sociedad. Esto no le sienta bien a nadie, no solo a editores y creadores, sino a la propia sociedad.

Sobre tu participación en el Festival IlustraTour… ¡este es de nuestros capítulos favoritos!

-¿Cómo fue tu primer contacto con el festival IlustraTour?

 Ilustratour tiene al menos un año más que A buen paso. Así que, cuando nació A buen paso, Ilustratour ya estaba allí y allá fui.

-¿Qué papel ha tenido el festival en el nacimiento de nuevos proyectos en tu editorial? 

Creo que en general el festival es un punto de encuentro y por lo tanto un lugar en el que las ideas nacen y fermentan, tanto entre los propios creadores como entre los editores. Es un lugar en el que se siembran ideas, a veces sin siquiera darse cuenta de ello. Pasa un año y luego te tropiezas con un brote. Por ejemplo, me da vergüenza confesar que el trabajo de Beatriz Martín Terceño me había pasado desapercibido, hasta que un día en una pausa de Ilustratour vi una chica que estaba enseñando unas imágenes deliciosas a un grupo de amigo. Era Beatriz. A partir de ese momento, decidí que tenía que encontrar un texto para ella, porque me fascinaba su trabajo. Al que vaya a Ilustratour le sienta bien una buena dosis de curiosidad y mucho cotilleo.

-En cuanto a proyectos nacidos en IlustraTour: “Abecedario del cuerpo imaginado” (Mar Benegas y Guridi) y “El regalo de la giganta” (Guia Risari y por Beatriz Martín Terceño). Cuéntanos, ¿cómo ha sido la historia entre editorial e ilustrador a raíz de IlustraTour Network?

Curioso. A veces las cosas se conjuran de manera inesperada: no tuve cita ni con Guridi ni con Beatriz, pero nos conocimos allí.

En el caso de Guridi, al llegar (creo que él acababa de terminar el taller con Elena Odriozola y Gustavo Puerta) fue el propio Gustavo quién me dijo que tenía que ver su trabajo. Lo vi, me enamoré de uno de sus personajes, pero, a pesar de que estuvimos hablando de ello en una serie de correos y alguna que otra cerveza, no salió nada, hasta el día en el que me dijo que estaba trabajando en la ilustración de un libro de haikus de Mar Benegas y ya. Poco a poco todo fue encajando.

En el caso de Beatriz, más allá del episodio del bar, al año siguiente concertamos una cita. El trabajo de Beatriz me fascina, me parece de una belleza delicada al mismo tiempo que poderosa y libre… Se trataba de encontrar un texto que se acercara a su sensibilidad. Me pareció que El regalo de la giganta podía gustarle, creo que le gustó, se puso a ello y lo fue trabajando con una seriedad y claridad de planteamiento tan sólidas como azarosa es la técnica que emplea para plasmar las imágenes. ¿Os ha explicado cómo crea sus originales? Es fascinante.

Haikus_300Giganta_240

 

Así es Arianna: políglota, polifacética, buena conversadora, pensadora incansable, caminante de acción… y además tiene el don de la palabra. Así define su proyecto editorial en la web de A buen Paso, “libros para caminantes curiosos”, nos dice. Magnífica declaración de intenciones.

“De manera que se puede decir también que A buen paso nace porque me pudo la poesía” (…) 

” A buen paso representa un caminar de manera un tanto acelerada y es que hay tanto por ver, conocer y descubrir en este mundo que, empujados por la curiosidad, no se puede dejar de andar física y metafóricamente. Sin correr, eso sí, que luego se lo pierde uno todo, y es que la velocidad real de un ir a buen paso es también relativa, al entorno, al ambiente, a la velocidad del pensamiento que acostumbra ser pausado y necesita espacios de silencio para condensarse. “

IMGP4947