¡La imprenta es el demonio!

¡El cine no es arte!

¡El fotografía realizada con Photoshop, tampoco!

¡El eBook matará al libro!

- exclamamos, enfurruñados, previendo cambios en nuestro entorno. No, esto no es un post sobre retro-consignas culturales, es un llamamiento por la claridad de argumentos entorno a los nuevos soportes de lectura.

Sería entretenido repasar aquellos cambios en los soportes que los artistas emplean para realizar sus obras que alarmaron a público, creadores e industria a lo largo de la historia. Pero, como probablemente habéis visto alguna película sobre cómo se vivió el paso del cine mudo al sonoro, vamos a pediros que recordéis de qué sirvió la resistencia para ir al final de nuestro planteamiento.

¿Por qué se ha propagado cierta animadversión hacia las tablets? ¿Acaso no aportan nada valioso a la lectura?

Alumnos del Máster revisando sus trabajos en una tablet con Svjetlan Junakovic

A nosotros nos interesan las nuevas tecnologías, en concreto los nuevos soportes de lectura, principalmente por tres motivos:

- porque proporcionan recursos que pueden aportar valor a la obra y al lector.

- porque abren nuevos canales de distribución.

- porque el proceso de producción es distinto y el autor puede asumir nuevos roles, ampliando su implicación en el proyecto.

Estamos convencidos de que el valor que aportan los libros digitales viene determinado por el uso que hacemos de los recursos que presentan. La labor del equipo consiste en pensar, seleccionar y encajar de la mejor manera posible los recursos que nos ofrece el soporte que empleamos. 

Estudio de personajes del alumno del Máster Nacho Molano

Y, como no tenemos referencias a la hora de ejectuar estas tareas, hemos decidido experimentar en este proceso creativo: nadie parece tener certezas, así que vamos a caminar, a ver si poco a poco podemos ir obteniendo conclusiones. Porque sí que intuímos qué puede proporcionarnos el soporte y queremos aprovecharlo cuando se presente la ocasión. Estamos en un período de tránsito apasionante y, en vez de bloquearnos por la incertidumbre, optamos por divertirnos jugando a ser pioneros de una nueva era. 

Robinson, el galardonado álbum de Ajubel, en su versión para tablet
Os iremos contando (y esperamos que nos contéis vuestras experiencias: no dejéis de mostrarnos vuestros eBooks) qué tal van nuestros experimentos. El próximo fin de semana tenemos un taller con Ajubel sobre cómo trabajar en este nuevo entorno (podéis consultar más información aquí); en breve vendrá la especialista Celia Turrión a dar clases sobre álbum digital al Máster (podéis seguir su blog pinchando aquí) y estamos en el ecuador del proyecto enmarcado en el Máster del que ya os hablamos en otra ocasión, Obra colectiva, donde realizamos entre todos los alumnos y con la colaboración de Edelvives un proyecto de álbum digital durante dos años.