Felini es la historia de un león dispuesto a derrumbar nuestras expectativas: no es fiero, ni caza ni acecha; sólo arranca pétalos de flores para comprobar si su amada le corresponde. El rey de la selva está enamorado.

El nombre del león es también el título de este tercer álbum de Marco Chamorro, autor ecuatoriano con quien tenemos el privilegio de contar en el Máster en Álbum infantil ilustrado. Hace poco contaba en clase porqué había elaborado el ejercicio práctico propuesto por Martin Salisbury con una gama de colores limitada a tres tonos, los únicos que había traído en su viaje a Madrid. Precisamente son los mismos que encontramos en Felini: ocres, negros, beig, gris y una variedad de marrones intercalados en recortes y trazos gruesos que conforman la melena del león y la piel de vaca. 

 

 

Siguiendo este enlace podéis contemplar las primeras páginas del álbum y comprobar cómo Felini vive embelesado. No encuentra el valor para presentarse ante su pretendiente, pero un día, animado por el valor  que le da pasarse un peine por su extensa cabellera…

Felini es un ser que encuentra lo extraordinario en lo ordinario: su amor está en el parque y su felicidad, muy lejos de sus excelentes cualidades físicas, de la ferocidad y la capacidad de defensa. El león abandona su alto cargo para hacernos partícipes de su hallazgo y arrebata nuestra atención sugiriendo que, a pesar de todo el follón existente en nuestra selva de asfalto, merece la pena observarla con detenimiento: al fin y al cabo, es su felina mirada la que ha descubierto en los espacios comunes la auténtica pasión. Felini aporta una visión de la vida construida por las singularidades de los personajes que la pueblan; un planteamiento que inevitablemente nos hace pensar en Fellini, el de las dos eles. 

 

La historia del enamoramiento de este cinematográfico león está editada por Altea Ecuador. De aquí en adelante, seguiremos su andadura en este continente: el tierno felino nos ha cautivado.