David Peña “Puño” habla de que la creatividad es un músculo que hay que entrenar dibujando. En sus creaciones da una especial importancia al proceso creativo, a lo bien que te lo pasas con un lápiz y un papel, así, sin florituras. No hace falta ningún conocimiento previo. Hay que dibujar como cuando éramos niños y la fantasía era parte de nosotros. Es un lenguaje más, como la escritura.

puño1

Nuestro amigo esteta, trabaja con medios analógicos para luego ayudarse de medios digitales. Hay que adaptarse a los tiempos, después de todo, Puño es un superviviente que prefiere dibujar desde casa que descargar camiones.

9_nam-3

Su obra ¡Ñam!, que obtuvo el Premio Internacional de Ilustración Fundación SM en 2009, es una fábula sobre un monstruo que arrasa la ciudad y que da un giro inesperado para convertirse en un canto a la amistad. Es una obra transgresora a la vez que tierna y porque no decirlo, un poco punk. Combina técnicas tradicionales con las del nuevo universo digital.

Ahora resulta que los monstruos no son tan malos. Un artista siente su propia realidad, como dijo Puño en una entrevista para Culture Club: “Un dibujante puede dibujar la realidad que quiera, por lo tanto debe dibujar la realidad que necesite para su propia supervivencia o la de su público. Todo lo demás es ornamento”.

9_nam-4