Los motivos de visitar NY son infinitos. Encontramos tantas excusas como rincones, museos, librerías, plazas, parques, cafés, tiendas curiosas, puertas con escalera de entrada… Vamos, que una visita nunca es suficiente, imposible ver todo lo que queremos. Siempre se dejan lugares por visitar en la Gran Manzana.

Y quizá esa lista de lugares pendientes sea nuestra salvación. Porque necesitamos volver a NY. ¡Más excusas por favor! Pero tenemos que reconocer que hoy hemos tachado un gran “MUST” de nuestra lista de paradas obligatorias. Aquí la tenéis:

Sí, sí, habéis leído bien el título del post. ¡Es el estudio de Oliver Jeffers! 

Hoy hemos estado con él viendo sus últimos bocetos de los “Hueys”, compartiendo libros, curioseando sus materiales, los pinceles infinitos, las listas y notas por todas las paredes, los muebles antiguos y como de artesano en los que trabaja, los objetos más fantásticos que se puedan encontrar en un mercadillo…

El estudio en sí mismo es una obra de arte en la que se respira una energía creativa fantástica…
Además, hemos tenido la suerte de visitar con Óliver la galería de arte más próxima a su estudio, Invisible Dog, en Brooklyn, en la que en estos momentos se puede ver una exposición suya en colaboración con Aaron Ruff, “The Exploded Mind of Mulholland Hwan”.

Pasamos por una puerta en medio del espacio de la galería, una especie de nave industrial, para adentrarnos en una serie de dibujos gigantes, escenarios, dioramas y todo un universo animal en el que Oliver retrata divertidísimas situaciones de pelea y lucha entre dos criaturas que normalmente entendemos pacíficas. Por ejemplo, entre una babosa y un caracol, o entre un cerdo y un pelícano. Mmmm, ¿quién gana a quién?

Por esta vez hemos cumplido una parada obligatoria de la lista de lugares a visitar en Nueva York.
Pero no la tachamos… en el próximo viaje, ¡volvemos seguro!

¡Muchas gracias Oliver!
Mientras no regresamos a Nueva York, tenemos al menos una próxima cita con Oliver Jeffers: 
¡Nos vemos en IlustraTour 2013 Valladolid!