Este verano, en IlustraTour, Mark Mills estuvo otra vez con nosotros. Para los que aún no le conozcáis, este es Mark, con sus nuevas gafas fashion que se compró en España:

Mark es el propietario de Plum Pudding Illustration Agency, una agencia pequeña de horizontes grandes, situada en Surrey, cerca de Londres. En 2011, Plum Pudding tenía en su cartera de ilustradores a una española, Sandra Aguilar, que intuyó que sería una buena idea que conociéramos a Mark y nos lo presentó. Desde entonces, Mark ha estado dos veranos en IlustraTour,  ha  instituido el  Premio Plum Pudding-IlustraTour y ha hecho realidad para varias ilustradoras españolas la aspiración del taller “Mirando fuera”, donde ofreció pautas para acceder al mercado extranjero a todos los participantes en las Jornadas De Mudanza, en IlustraTour 2012.

Les hemos pedido a cada una de ellas que compartan cómo está siendo su experiencia tras haber dado ese paso de “mirar fuera”. Muchas gracias todas, y buena suerte…

Sandra Aguilar /  intuición acertada (¡gracias, Sandra!)

Cuando llevaba más de 4 años trabajando como ilustradora, ya habiendo publicado en algunas editoriales españolas y con muchas ganas de seguir creciendo, me lancé a buscar agencia internacional, ya conocía un poco más el mercado editorial y había visitado algunas ferias importantes donde exponían producto de otros países, especialmente el mercado anglosajón que publicaba miles de títulos dentro del sector infantil, al que yo me dedico.  
Noté gran diferencia de estilo con respecto a otros mercados, como el italiano o francés, pero trabajé en mi portafolio durante unos meses y mandé unos ejemplos de mi trabajo a agencias de ilustración de Reino Unido. Tuve suerte y Mark, director de Plum Pudding quiso representarme.
Los comienzos no fueron fáciles ya que es un mercado muy competitivo y que se rige por sus propias normas, pero poco a poco lo haces tuyo y consigues que los clientes se interesen en tu estilo. He descubierto que aún siendo competitivo por la cantidad de ilustradores por metro cuadrado que hay en estos paises, también publican una cantidad enorme de libros, una de las razones podría ser porque el libro de texto no existe realmente como tal, si no que es sustituido en los colegios por centenares de cuentos, que alguien tiene que ilustrar.
Tener una agencia que te represente es de gran ayuda, En el caso de Plum Pudding son muy proactivos, te guian muy bien y procuran que mejores en tus puntos débiles y mantengas los fuertes, están en todas las ferias y promocionan muy bien a sus ilustradores.

Trabajar en otros mercados definitivamente te da gran experiencia.

Marta Cabrol / primer “fichaje” de Plum Pudding en IlustraTour, 2011

No hace mucho que escribí sobre mi experiencia con la agencia Plum Pudding que contacté gracias a Ilustratour. Tal como conté una de las cosas que más valoro de Plum Pudding es la confianza mutua, el intercambio de ideas, y sobre todo los consejos y dedicación de Mark para ayudarme a enfocar mi trabajo.

Desde entonces, a parte del proyecto que ya conté del pequeño esquimal, me han salido un par de oportunidades de proyectos que no he podido hacer a causa del calendario de trabajo que ya tenía comprometido con otras editoriales aquí en España. Así que aunque me hacía muchísima ilusión tuve que decir que no por falta de tiempo. También hice alguna prueba que no acabó de salir.  Pero bueno, ¡eso es el día a día del ilustrador!

Ahora estoy trabajando en un pequeño proyecto para una editorial francesa, en la que todo el tema de negociación de contrato y condiciones ha sido gestionado desde Plum Pudding. Espero que poco a poco salgan más oportunidades cómo estas. 
Tamara Anegón / ganadora del Premio Plum Pudding-IlustraTour 2012
La verdad es que aún no sé muy bien que es trabajar con el mundo editorial inglés, aunque sí me están preparando para ello. Después de haber sido la seleccionada por Plum Pudding en las jornadas de Ilustratour 2012, no sólo me han aconsejado durante un mes, sino que me han hecho formar parte de su equipo. Plum Pudding hace que mi trabajo avance hacia miras editoriales. Mark Mills, con el que tengo el placer de mantener esta relación profesional, es una persona muy atenta que opina sinceramente de todos tus trabajos y hace que los transformes a imágenes más comerciales con las que pueda presentarte a un mercado editorial. 

Hoy seguimos trabajando sobre unos personajes. Me ha encontrado a una persona con la que trabajar, que va a dedicarse a hacer algún texto para mí y para esos personajes. Asi que ya estoy ansiosa por ver esa historia que me hará trabajar muy duro en un álbum que con toda la ilusión de ellos y mía lucharemos porque salga adelante. 

Adriana Juárez / inasequible al desaliento
Sabía  que mi estilo de dibujo podía encajar en el mercado inglés, sólo que no sabía cómo lograr entrar. Intenté en Bolonia mostrar mi trabajo a las editoriales, conseguí algunas entrevistas y aunque fueron muy amables, no hubo ningún resultado favorable. Me di cuenta que en el mundo anglosajón era necesario un agente y dominar muy bien el inglés.

 No es que hubiese descartado el mercado español, fue justamente al revés, mi trabajo no gustaba, no terminaba de encajar entre las editoriales españolas, muy clásico para algunas, muy “cómic” para otras. Así que después de 3 o 4 años recibiendo calabazas fue que puse mis ojos en las editoriales anglosajonas.

Es curioso cómo suceden las cosas, lo cierto es que cuando te enfocas en algo aunque no tengas ni idea como hacerlo o cómo va ocurrir el hecho de enfocarte en eso hace que surjan unas antenas que te mantienen alerta. Fue así que al recibir la información de las jornadas de este año de Ilustratour vi que entre todas las actividades  había un concurso convocado por la agencia inglesa Plum Pudding, una amiga ya me había hablado de ella porque Mark Mills el creador de la agencia había estado el año anterior y había tenido algunas entrevistas. Esta noticia fue concluyente para anotarme en las jornadas. Preparé mi propuesta todo lo mejor que pude, aunque ganar un concurso siempre es complicado,  pensaba que sería una de las pocas oportunidades que un agente inglés mirara mi trabajo. Cómo muchos sabrán, que tu envíes tu trabajo a una agencia o a una editorial no significa que lo miren. No podía desaprovecharla.

El día del concurso llegó y mi trabajo pasó sin pena ni gloria, ni siquiera estuve entre las 6 finalista. Después de pasar el bajón que esto me causó pasé al plan “b” : Mostrarle a Mark Mills mi portfolio sea como sea. Justo tenía una entrevista al final de la tarde del domingo, mientras Mark daba un taller, tenía miedo que el terminase antes que yo y se fuera así que le pedí ayuda a mi amiga Ana, (que ya lo conocía del otro año), y le sugerí que lo entretuviera para que no se fuera. Y eso fue lo que pasó, salí de mi entrevista con los editores corriendo y ya estaba mi amiga Ana con él,  muy amablemente aceptó a ver mi portfolio, para mi sorpresa le encantó mi trabajo, ya había cogido una de mis postales de las que pegué en el tablón porque le había llamado la atención, me dio algunos consejos y me dijo que le escribiera. Regresé a Granada muy feliz pero sin hacerme muchas ilusiones, pensando,: ”bueno ahora llegar, escribirle un mail, recordarle quien soy, bla, bla,” pero mi sorpresa fue que al abrir mi correo él ya me había escrito y desde su primer carta me preguntó si quería ser parte de su agencia, bueno,  si quería que me represente. Obviamente le dije que sí, y comencé a trabajar en las muestras para el portfolio que está en la web de la agencia, tuve que hacer más ejemplos de lo que le había gustado de mi trabajo. Esto fue durante el verano, y hace un mes surgió la primer propuesta de trabajo para una editorial americana: 4 novelas juveniles ( las cuatro tapas y 10 dibujos por libro) Y hace unos días se confirmó otro para una editorial inglesa ( unos  libros de hadas ) . Es un tipo de encargo en los que te pagan por el trabajo, parecido a la modalidad de libros de texto.

Hasta marzo creo que estaré bastante ocupada , luego, si Dios quiere iré a Bolonia y por supuesto repetiré en IlustraTour.

Marta Costa / un año después

Hacía mucho tiempo que estaba pensando en trabajar fuera de España.

En IlustraTour 2011, conocí por primera vez la agencia Plum Pudding a través de la charla que dió Mark Mills. Descubrí el maravilloso trabajo que hacen sus ilustradores y vi claramente que mi trabajo podía encajar de alguna manera en el mercado inglés. También tuve la oportunidad de conocer a Mark en las Mesas de Editores.
Casi un año después, empecé a trabajar con él y la experiencia ha sido fabulosa. Me ha sorprendido el grado de implicación de Mark con los ilustradores, aconsejándonos para lograr sacar lo mejor de cada uno y conseguir un resultado final muy bueno. Esta manera de trabajar codo con codo, agencia e ilustrador, hace que me sienta acompañada, en esta profesión a menudo solitaria, además de aprender muchísimo.

A día de hoy, estoy muy contenta de haber conseguido mi primer encargo fuera de España (2 libros para niños de 3 años, que estoy deseando ver impresos) y muy satisfecha del resultado. Esto me ha dado muchas ganas de seguir trabajando… ¡Espero que a éste le sigan muchos encargos más!
Mónica Carretero / objetivo, ¡mejorar el inglés!

Este año fue la primera vez que asistí a IlustraTour y fue, simplemente, genial. IlustraTour ha sido un gran descubrimiento, un maravilloso punto de encuentro de compañeros ilustradores, autores, editores…

Pues bien, en IlustraTour pasé unos días estupendos. Pero no sabía la sorpresa que me esperaba a la vuelta.  Me volví un día antes por cuestiones de logística familiar, pero durante los días que estuve allí deje un montón de tarjetas en una mesa reservada para que todos los ilustradores nos diésemos a conocer. ¡Y que bien hice en llevar montones de tarjetas!  Al día siguiente, ya en mi casa, recibí la llamada de un teléfono con una extensión larguísima. Era Mark de Plum Pudding. Me decía que había cogido una tarjeta mia, que había estado viendo mi trabajo y que le encantaba. Me preguntó si quería entrar a formar parte de su agencia y por supuesto le dije que sí. Tendríais que haber visto mi cara durante los días en los que firmamos contrato y demás, estaba tan feliz.

Mark es un hombre encantador, entusiasta, transmite mucha ilusión y tiene las cosas muy claras. También trabaja con él Hannah, una mujer también entusiasta y maravillosa. Te orientan sobre cómo debes enfocar las ilustraciones para el mercado exterior. Saben mucho y se nota que adoran este mundo de la literatura infantil.

Estamos con un proyecto muy bonito y divertido que ya os contaré, son una serie de libritos que van a ser geniales.

Hay que tener mucha paciencia, pues se tarda un tiempo en hacerte un sitio en el mercado exterior, siempre puede haber alguna sorpresa, pero la paciencia es fundamental. Yo sólo llevo tres meses formando parte de Plum Pudding. No puedo contar muchas experiencias, pero lo que sí me sucede es que me da más seguridad estar con ellos, me siento más acompañada y cuidada. El trabajo de ilustradora es muy solitario y me encanta compartir con ellos experiencias. Me gusta saber que estoy con Mark y con Hannah, saber que me van a ayudar a crecer como ilustradora. ¡Y que tengo que perfecioner mi inglés sí o sí !

Y por supuesto, doy millones de gracias a IlustraTour porque menudo regalo.