Archive for ‘octubre, 2012’

Queremos bandas sonoras

¡La imprenta es el demonio!
¡El cine no es arte!
¡El fotografía realizada con Photoshop, tampoco!
¡El eBook matará al libro!

– exclamamos, enfurruñados, previendo cambios en nuestro entorno. No, esto no es un post sobre retro-consignas culturales, es un llamamiento por la claridad de argumentos entorno a los nuevos soportes de lectura.

Sería entretenido repasar aquellos cambios en los soportes que los artistas emplean para realizar sus obras que alarmaron a público, creadores e industria a lo largo de la historia. Pero, como probablemente habéis visto alguna película sobre cómo se vivió el paso del cine mudo al sonoro, vamos a pediros que recordéis de qué sirvió la resistencia para ir al final de nuestro planteamiento.

¿Por qué se ha propagado cierta animadversión hacia las tablets? ¿Acaso no aportan nada valioso a la lectura?
Alumnos del Máster revisando sus trabajos en una tablet con Svjetlan Junakovic
A nosotros nos interesan las nuevas tecnologías, en concreto los nuevos soportes de lectura, principalmente por tres motivos:
– porque proporcionan recursos que pueden aportar valor a la obra y al lector.
– porque abren nuevos canales de distribución.
– porque el proceso de producción es distinto y el autor puede asumir nuevos roles, ampliando su implicación en el proyecto.

Estamos convencidos de que el valor que aportan los libros digitales viene determinado por el uso que hacemos de los recursos que presentan. La labor del equipo consiste en pensar, seleccionar y encajar de la mejor manera posible los recursos que nos ofrece el soporte que empleamos. 
Estudio de personajes del alumno del Máster Nacho Molano
Y, como no tenemos referencias a la hora de ejectuar estas tareas, hemos decidido experimentar en este proceso creativo: nadie parece tener certezas, así que vamos a caminar, a ver si poco a poco podemos ir obteniendo conclusiones. Porque sí que intuímos qué puede proporcionarnos el soporte y queremos aprovecharlo cuando se presente la ocasión. Estamos en un período de tránsito apasionante y, en vez de bloquearnos por la incertidumbre, optamos por divertirnos jugando a ser pioneros de una nueva era. 

Robinson, el galardonado álbum de Ajubel, en su versión para tablet

Os iremos contando (y esperamos que nos contéis vuestras experiencias: no dejéis de mostrarnos vuestros eBooks) qué tal van nuestros experimentos. El próximo fin de semana tenemos un taller con Ajubel sobre cómo trabajar en este nuevo entorno (podéis consultar más información aquí); en breve vendrá la especialista Celia Turrión a dar clases sobre álbum digital al Máster (podéis seguir su blog pinchando aquí) y estamos en el ecuador del proyecto enmarcado en el Máster del que ya os hablamos en otra ocasión, Obra colectiva, donde realizamos entre todos los alumnos y con la colaboración de Edelvives un proyecto de álbum digital durante dos años.  

Deje un comentario

¡Los niños no son buenas mascotas!

A todos nos ha pasado alguna vez de pequeños -y a veces nos sigue pasando de mayores-: nos hemos encontrado una criatura adorable en el bosque, en el campo, en agún rincón perdido de la ciudad… y nos hemos enamorado de ese ser con vida extraña, que hace sonidos extraños, se comporta extraño y no sabemos ni qué sexo tiene, y hemos sentido el deseo de llevárnoslo a casa y no separarnos nunca nunca jamás.

“Children make terrible pets” es un álbum escrito e ilustrado por Peter Brown que cuenta algo que nos ha pasado a todos alguna vez, pero lo hace de una forma muy especial:

La pequeña Lucy descubre a un niño en el bosque y se siente fascinada. No puede evitar llevárselo a casa y le ruega a su madre que le deje quedarse con él. Aunque su madre le advierte a Lucy de que esos seres que encontramos en el bosque no son buenas mascotas, al final cede y le permite quedarse con su nuevo amigo, eso sí: deberá hacerse responsable de él. Lucy, feliz y pletórica, hace todo lo que se suele hacer con una mascota: en primer lugar, le pone nombre, Squeaker. Se hacen inseparables. Juegan juntos. Comen juntos. Duermen juntos…

Squeaker parece la mascota ideal, pero pronto empieza a dar problemas: estropea los muebles, tira la comida, hace travesuras… Lucy comienza a arrepentirse, hasta que un día se lleva un gran disgusto: ¡Squeaker desaparece! Le busca por todas partes hasta que al fin le encuentra. ¿Cuál es la sorpresa de Lucy? Que Squeaker tiene una casa, una familia que habla su mismo idioma (todos dicen “Squeak”) e incluso su propia mascota (un perrito que dice “Woof”). Entonces regresa a casa y aprende la lección: aunque echará de menos a Squeaker, quizá separarse sea lo mejor para todos. Además, su madre tenía razón: “children do make terrible pets!”.

Hasta aquí la clásica historia sobre la primera mascota. Sólo que Lucy es una osita entusiasta que viste un tutú rosa, y Squeaker es un niño que vive en el bosque y habla un idioma ininteligible. De hecho, Lucy llama a su niño “Squeaker” porque sólo puede escuchar “Squeak”.

A través de una serie de situaciones sorprendentes y llenas de humor, conocemos la relación de esta curiosa pareja: la osita Lucy y su niño mascota. Los libros infantiles suelen incluir animales con comportamientos humanos. Lo original de este álbum está en que le da una segunda vuelta de tuerca: si la osita Lucy se porta como una niña, entonces para Lucy los seres humanos son los animales. Sí, esos seres adorables y tontorrones que hablan un lenguaje incomprensible y que se encuentran en medio de la naturaleza, pero que nos llenan de ternura. En “Children make terrible pets” lo absurdo tiene toda la lógica. Por eso nos engancha y consigue nuestra empatía con la historia desde la primera página. Cuando nos damos cuenta de que comprendemos la historia, de que incluso nos sentimos identificados con esa osita de tutú, nos da la risa.

Las ilustraciones de Peter Brown van en la misma línea que los textos: sencillas y originales, amables y graciosas, tiernas pero muy llamativas.

Estas ilustraciones, que imitan el estilo clásico, se mezclan con recursos originales que le dan al álbum un ritmo muy especial: hay constante cambios de perspectivas y las imágenes se sitúan de distinta manera en cada página. El texto es mínimo, pero el autor lo aprovecha también al máximo, de forma que tres o cuatro palabras se convierten en un recurso que completa el proceso de lectura y de interpretación: juega con el tamaño y el trazo de las letras, la forma y los colores de los bocadillos, y la disposición de los textos que en cada página conviven con las imágenes de forma diferente.

Peter Brown rompe en cada página con la anterior, pero al mismo tiempo introduce elementos que se repiten a lo largo del libro y que le dan una coherencia de principio a fin: utiliza colores cálidos, paisajes y naturalezas de fondo, y un marco que reproduce la textura de la madera en todas las páginas. Es imposible no mantener la atención.

Editado en 2010 por Little, Brown Books for Young Readers, “Children make terrible pets” ha recibido los premios New York Times Best Illustrated Children’s Book (2010), E.B. White Read-Aloud Picture Book Award (2011), Irma Simonton Black and James H. Black Award for Excellence in Children’s Literature Honor Book (2011).  Peter Brown es autor e ilustrador también del bestseller, “The curious Garden”, publicado en España por la editorial Takatuka: “El jardín curioso“, y de otros títulos como You will be my friend!

Para los que queráis conocerle mejor, recomendamos una visita a su página web y en especial una lectura a esta entrevista en profundidad. O a este vídeo en el que -igual que en “Children make terrible pets”- encontramos vueltas de tuerca e intercambio de papeles. ¡No os la perdáis, os gustará la sorpresa!

2 Comentarios

Inauguramos "Patria común" con la Fundación Miguel Delibes

Hoy queremos invitaros a viajar a un lugar muy especial, un no-lugar, o un lugar común, o un lugar (el único) de todos… viajamos a la “patria común de todos los mortales”, en palabras de Miguel Delibes: a la infancia. 

Al fin podemos anunciar algo que llevamos arrastrando en la punta de la lengua algo más de un año… 

¡Inauguramos la exposición “Patria común. Delibes ilustrado” en el Museo Patio Herreriano!

* Ilustración de cartel: “Naturaleza viva” de Mónica Gutiérrez Serna

Es algo que llevamos preparando mucho tiempo y esperamos poder compartirlo con mucha, mucha gente. Y es que todo el tiempo del mundo es merecido cuando se trata de hacer un homenaje a un autor como Miguel Delibes. 

Delibes decía de sí mismo que había procurado ser “un hombre sencillo que vive sencillamente”. Quizá por esa visión de la vida estuvo siempre tan próximo a la infancia y supo reflejar tan bien la visión infantil, esa que observa el mundo con la curiosidad de quien descubre las cosas y la alegría de quien las estrena. Delibes creó inolvidables personajes infantiles a través de los que siguió experimentando –y nos regaló a sus lectores– la capacidad de asombro. Esos mismos personajes le permitieron abordar temas tan complejos como el arraigo a la tierra, el respeto por la naturaleza, la defensa del mundo rural, la vida en la ciudad, el progreso, la amistad, la familia, el amor, la tradición, las diferencias sociales, la guerra o la muerte.

Patria común. Delibes ilustrado es un recorrido por el universo de Miguel Delibes contado desde la mirada y la voz de sus protagonistas infantiles, personajes memorables que nos ofrecen la visión más pura e intuitiva de la vida. Quince secciones recogen en la exposición las constantes en la obra del autor, como pequeñas “tierras de todos” que conforman nuestra “patria común”. Los textos seleccionados están tomados de diez obras de Miguel Delibes, escritas entre 1947 y 1989, y nos presentan a quince niños y niñas de todas las edades, orígenes, clases sociales y caracteres.


Igual que los pequeños personajes de sus novelas, Miguel Delibes supo contar de forma sencilla los asuntos complejos. 

Así lo han hecho también los quince ilustradores que participan en la exposición. Ellos son “los otros narradores” de Patria común, los que interpretan las palabras de Delibes desde el lenguaje visual, con imágenes capaces de encerrar grandes verdades y retratos que dan vida a los personajes del autor castellano. A todos queremos dar las gracias por su aportación a este proyecto, pues sin ellos no sería posible el viaje a través de las imágenes: 

GRACIAS por eso a: 

Ajubel, Pablo Amargo, Pablo Auladell, Arnal Ballester, Alberto Gamón, Mónica Gutiérrez Serna, Violeta Lópiz, Raquel Marín, Elena Odriozola, Javier Olivares, Claudia Ranucci, Antonio Santos, Emilio Urberuaga, Noemí Villamuza y Óscar Villán.


GRACIAS también a la Fundación Miguel Delibes, por confiar en este proyecto. Y por querer hacer cosas que valen la pena. 

El resultado de todo este trabajo colectivo es una serie de textos e imágenes en los que se muestra esa “patria común de todos los mortales”, la infancia, a la que se refirió Miguel Delibes. Y un proyecto educativo, y un catálogo y un blog. 

Las coordenadas para no perderse este viaje: desde el 18 de octubre hasta el 27 de enero estará en la Sala Cero del Museo Patio Herreriano de Valladolid.  En 2013 en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración y en distintas sedes Instituto Cervantes. Y es que esta patria común, la infancia, tiene cabida en todos los lugares. 


Aquí os dejamos con una pequeña muestra, aunque con tantos trayectos ¡no hay excusa para perdérsela! Además, a partir del día 18, estará también on-line en:  i-con-i.es/patriacomun



“Mi tierra” de Alberto Gamón, sobre texto de El camino de Miguel Delibes

“Una ciudad” de Arnal Ballester, sobre texto de La sombra del ciprés es alargada de Miguel Delibes


“Unos contra otros” de Elena Odriozola, sobre texto de El príncipe destronado de Miguel Delibes



“Dos amigos” de Pablo Auladell, sobre texto de El camino de Miguel Delibes

2 Comentarios

La imagen de IlustraTour 2013: cómo Pato pollo salió del cascarón

Yael Frankel, la autora del Pato Pollo que dará imagen a IlustraTour 2013, nos cuenta cómo fue el proceso de creación de este animal que llegará a todas las esquinas de Valladolid durante el próximo julio. Desde el inicio…

¿Por qué te presentaste al concurso?
Los que me conocen bien lo saben: me encanta participar de concursos de ilustración. Trato de hacerlo siempre que puedo y, lejos del objetivo de ganar algún premio, el foco está en divertirme, pasarla bien mientras dibujo, estar conforme con lo que mando a concursar, y sobre todo, llegar a tiempo. Concursar me pone en situación de “lo tengo que hacer / me tiene que gustar (condición fundamental) / debo terminarlo a tiempo”

¿Cómo nace la idea de este pato pollo? 

No estoy segura de que mis ideas “nazcan”. Es que van tomando forma a medida que voy ejecutando mi tarea. No me pasa eso de tener una idea (en mi cabeza) y luego ponerme a trabajar y entonces esa idea cobra vida. Más bien diría que no tengo idea previa, que voy “ideando” a la par de mi trabajo: según lo que veo que va saliendo (la línea, la forma, el color) decido hacia dónde continuar. 


 

Así que hablando del Pato pollo, mi única decisión pasó por la técnica: monotipía con una forma orgánica y una pequeña cabeza. Una vez que tuve la base, todo pasó a digital y ahí agregué color y grafismos. 
 

¿Cómo decides qué versión será la definitiva?
Hice varias pruebas de pato-pollos antes de enviar el definitivo. Entre ellas:


Pero… a mí me gustaba el geométrico, el circular. Y entonces, lo envolví, lo puse en el sobre, escribí vuestra dirección y con Pato pollo bajo el brazo me encaminé al correo.

Desconozco el motivo por el cual me frené, dí la media vuelta y me volví a mi estudio. Y entonces, les mandé una nota a mis amigos de España, a quienes quiero muchísimo y en quienes busco apoyo y recurro cada vez que tengo dudas referidas a la ilustración, para que votaran entre el pato-pollo geométrico y éste:

La imagen de IlustraTour 2013: cómo Pato pollo salió del cascarón

Yael Frankel, la autora del Pato Pollo que dará imagen a IlustraTour 2013, nos cuenta cómo fue el proceso de creación de este animal que llegará a todas las esquinas de Valladolid durante el próximo julio. Desde el inicio…

¿Por qué te presentaste al concurso?
Los que me conocen bien lo saben: me encanta participar de concursos de ilustración. Trato de hacerlo siempre que puedo y, lejos del objetivo de ganar algún premio, el foco está en divertirme, pasarla bien mientras dibujo, estar conforme con lo que mando a concursar, y sobre todo, llegar a tiempo. Concursar me pone en situación de “lo tengo que hacer / me tiene que gustar (condición fundamental) / debo terminarlo a tiempo”

¿Cómo nace la idea de este pato pollo? 

No estoy segura de que mis ideas “nazcan”. Es que van tomando forma a medida que voy ejecutando mi tarea. No me pasa eso de tener una idea (en mi cabeza) y luego ponerme a trabajar y entonces esa idea cobra vida. Más bien diría que no tengo idea previa, que voy “ideando” a la par de mi trabajo: según lo que veo que va saliendo (la línea, la forma, el color) decido hacia dónde continuar. 


 

Así que hablando del Pato pollo, mi única decisión pasó por la técnica: monotipía con una forma orgánica y una pequeña cabeza. Una vez que tuve la base, todo pasó a digital y ahí agregué color y grafismos. 
 

¿Cómo decides qué versión será la definitiva?
Hice varias pruebas de pato-pollos antes de enviar el definitivo. Entre ellas:


Pero… a mí me gustaba el geométrico, el circular. Y entonces, lo envolví, lo puse en el sobre, escribí vuestra dirección y con Pato pollo bajo el brazo me encaminé al correo.

Desconozco el motivo por el cual me frené, dí la media vuelta y me volví a mi estudio. Y entonces, les mandé una nota a mis amigos de España, a quienes quiero muchísimo y en quienes busco apoyo y recurro cada vez que tengo dudas referidas a la ilustración, para que votaran entre el pato-pollo geométrico y éste:

DUDA TORMENTOSA:
Ya tenía ensobrado al de la izquierda
y camino al correo me detuve.
Es que me atacó LA GRAN DUDA:
Cuál??????????????????

De más está decir que todos votaron por el que finalmente resultó ganador, así que ahora que lo puedo hacer (ya que disfrazada y con los brazos del mago metidos en un saco que yo llevaba puesto, mis manos dentro de unas pantuflas, en la fiesta del Pato pollo, en Valladolid claramente no pude), aprovecho para darles las GRACIAS (enormes) a ellos, que en definitiva fueron los que cambiaron mi decisión: Fer Pérez Hernando, Blanca Helga, OdilTorrent, Rosita Skizze, Marián Lario, Raúl Guridi, David Laguens, Ma. ÁngelesDiez, Rocío Gómez, Ceci Moreno y Blanca Bk.

¿Habías participado en el concurso pato pollo con anterioridad? ¿Qué hay de diferente en este pato pollo con respecto a los anteriores?
Sí, claro que sí 🙂
Mi propuesta del año anterior era un collage. Supongo que la diferencia con la propuesta de este año es principalmente la técnica.

¿La técnica y gama cromática son propios de tu estilo habitual o los has escogido especialmente para realizar a Pato pollo?
Amo la tinta de grabado y las posibilidades que ofrece. Uso bastante la monotipía para ilustrar porque me gusta muchísimo el efecto sorpresa de su resultado (quiero decir que me es imposible controlar la línea ya que se desparrama según sea la carga de tinta que haga). No para una ilustración completa, pero sí para partes o personajes específicos, como por ejemplo, en estas ilustraciones: 
Los 3 cerditos

Sueños de Rey

En cuanto a la gama cromática, supongo que este Pato pollo heredó algo del pato pollo de Guridi, y sí, también he usado esta misma gama en las ilustraciones de Caperucita:

¿En qué condiciona la ilustración el considerar que estás ilustrando un logotipo? Personalmente, en nada. Soy diseñadora gráfica antes que ilustradora, (o era al revés? jajaja) y no tengo grandes prejuicios al respecto. Solo tengo en cuenta los principios básicos que un logotipo debe tener a la hora de su uso en diferentes soportes y tamaños y eso es todo.

¿Cómo viviste la fiesta Pato pollo?
La felicidad de haber ganado el concurso, fue y es gigante. No se me da muy bien eso de estar frente al público así que a los que se preguntaron “y a ésta qué le sucede, no está contenta?” les digo que sí, que cómo no estarlo, que la vergüenza me comió allí, parada y a merced de los trucos de magia. 

…hasta lo que – ¡por ahora! – ha sido el final: lo mejor está aún por llegar. 
Enhorabuena, de nuevo, Yael, y muchas gracias por compartir con nosotros tu experiencia. ¡Estamos deseando ver a Pato pollo por todo ilustraTour 2013! 
6 Comentarios

Llega el otoño al Máster: comienza la cuenta atrás

Arrancamos después del verano con una esperada noticia: el Máster se traslada a Casa del Lector, los álbumes ilustrado entran este espacio dedicado a todas las formas de lectura que nos acoge asumiendo la importancia de la imagen como forma de comunciación. 
En estos espacios vivirán una etapa decisiva los alumnos del Full Time: en un par de meses tendrán la maqueta de su proyecto de álbum finalizada y es el momento de tomar decisiones, de consultar con los compañeros y los mentores todas las dudas y opciones que se han acumulado en nuestra cabeza durante estos meses. 

Cada profesor invitado que acude a clase nos ayuda a aclarar nuestras ideas, nos aconseja por qué camino seguir y qué debemos mejorar. Este mes hemos recibido la visión sobre nuestro trabajo, en primer lugar, de Javier Zabala:
Más tarde vino Ajubel y nos contó, entre otras cosas, cómo está siendo su inmersión en los nuevos soportes de lectura, cómo adapta sus ilustraciones y qué ventajas  encuentra a trabajar en este medio. 

Por otro lado estamos viendo con Gustavo Puerta qué consideración tiene el autor de un álbum del infante lector: ¿tiene el libro en cuenta al niño? ¿de qué manera? ¿qué concepción de infancia se desprende de cada álbum? ¿cómo experimenta el niño la lectura?

Además, Gustavo está coordinando un proyecto editorial de un álbum con recetas escogidas e ilustradas por los alumnos. Un equipo realiza las labores de producción y coordina al grupo para que el proyecto se imprima antes de final de curso: contactan con la imprenta, solicitan presupuestos, buscan financiación… Otros se encargan de la motivación: Karishma han traído su receta hecha a clase.


Esperamos que el otoño traiga meriendas e ilustraciones igual de apetecibles. ¡Seguimos!
Deje un comentario