Ilustrando el Premio Anaya de Literatura infantil y juvenil

En estos días que en la oficina estamos revolucionados con la próxima edición de IlustraTour, nos encanta revivir los buenos momentos (a alguno se le ha visto delante del ordenador con una careta de pico anaranjado…) y constatar los frutos del esfuerzo que todos los participantes afrontamos con entusiasmo. 

Hoy dedicamos el blog a un proyecto cuya chispa prendió durante las Jornadas de la pasada edición. Para contárosla hemos invitado a Laura Catalán, protagonista del siguiente relato y autora de la ilustración de la novela ganadora del IX Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil.


¡Muchas gracias, Laura; y enhorabuena por el resultado!


Antes de hablar del libro siento que necesito dar un pequeño rodeo para hablar de IlustraTourTanto las jornadas, como los talleres y las mesas de editores están íntimamente ligados a mi evolución como ilustradora y en especial a este libro.

En 2009 perdí mi trabajo y me lancé sin red a la ilustración. Me apunté a los talleres de IlustraTour que no hicieron si no avivar algo que ya estaba enraizando en mí. Recuerdo soñar con ello cuando estaba hasta la coronilla de mi jefe y de las reuniones los viernes a última hora.


En 2010 volví a los talleres y esta vez, además, me asomé, con más inconsciencia que miedo, a las mesas de editores. No es fácil recibir una crítica que realmente sirva porque hay que encontrar a la persona capacitada para ello en el momento idóneo. Para mí ese momento tuvo lugar en IlustraTour 2010, cuando llevaba poco recorrido pero el suficiente para entender lo que le faltaba a mi trabajo.


En 2011 llegué a las mesas de editores mucho más preparada, y esta vez sí, convertida en un manojo de nervios. Entonces llegaron las buenas críticas, en el momento en que las necesitaba, un empujón que me dio mecha para muchos meses. Allí, me entrevisté con el editor de Anaya, quien me contactó meses después.


Como cualquier encargo éste surgió de una llamada que me cogió totalmente desprevenida, luego vino la ilusión y también el miedo. Ilustrar el premio Anaya, vaya responsabilidad. 


Tras la llamada aterrizó en mi inbox la increíble historia de Blanca Álvarez, Aún te quedan ratones por cazar ganadora del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil 2012. Su protagonista, Ryo, es un niño de Nagasaki que intenta adaptarse a la áspera realidad de la guerra. Como dijo la propia autora, el libro habla de la guerra, de la muerte y lo hace en un tono poético, algo con lo que las editoriales no se suelen arriesgar y añade sorprendida: “y va y justo gana un premio”.




El texto está lleno de símbolos y de bellas metáforas que hacen fácil, y casi  necesario, que te metas en la piel de Ryo para ver el mundo a través de sus ojos. Y eso hice para ilustrarlo, fue algo bastante natural, sentí que el texto hablaba en mi misma clave y las imágenes venían con facilidad a mi cabeza, de mi cabeza a mi mano y de ahí al papel.





Un aspecto importante fue documentarme ya que, al transcurrir la historia en un escenario real, debía ser fiel, pero tampoco quería que ello me encorsetase demasiado. La fuente que más me aportó fueron dos películas japonesas de la época, con ellas pude finalmente dar forma a los muebles, le ropa, los peinados y recrear algunos ambientes. 


Cuando me planteé qué escenas ilustrar seguí mi intuición. Al ser una novela y además en un escenario real, sentí que mi papel esta vez era aportar pinceladas aquí y allá, seleccionar algunas imágenes que me resultaban especialmente sugerentes o simbólicas y convertirlas en ilustración, pero sin entorpecer el texto, sin decir demasiado. 


Ya publicado el libro, sin duda el trabajo más importante que he hecho hasta hoy, pienso en mi trayectoria, lo que he aprendido y lo muchísimo que he disfrutado haciendo este encargo que no hace si no volver a recordarme por qué soñé que quería ser ilustradora y decidí que con soñarlo no era suficiente. Sé que me queda un camino largo y difícil por delante, pero no puedo evitar seguirlo, hipnotizada por sus colores y sus formas y por todas las posibilidades que se abren a cada paso. 


Este año vuelvo a IlustraTour con un poco más de experiencia y con las ganas intactas del primer año.

Y allí te esperaremos, a ti y a todos los que os animeis a repetir o vivir por primera vez todas estas experiencias. Ya sabéis dónde encontrarnos antes del 2 de julio: www.ilustratour.es.

5 Responses to “Ilustrando el Premio Anaya de Literatura infantil y juvenil”

  1. susanarosique

    ¡Gracias por compartir estas experiencias! Laura, tus ilustraciones son preciosas, enhorabuena de nuevo! Un beso, ¡y hasta muy pronto! S.

    Responder
  2. i con i

    ¡Nos alegra muchísimo que estas experiencias os gusten tanto como a nosotros nos gusta compartilas! Gracias

    Responder

Deja un comentario

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS