Archive for ‘marzo, 2012’

No más tiempo solo: colectivo de artistas visuales en República Dominicana

Ya sabéis que nos gusta mirar hacia afuera, ver qué están haciendo ilustradores de aquí y allá a la vez que constatamos con alegría que no hay porción del planeta que se libre de nuestra presencia.

Este mes han participado en nuestro noticiero el colectivo de creadores visuales Ramona, quienes desde República Dominicana nos cuentan cómo surgió esta iniciativa que, una vez más, avanza por el camino que evita que los ilustradores sigamos trabajando en soledad: 

Ramona Colectivo nace en el 2009 en República Dominicana cuando un grupo de artistas visuales nos juntamos en un mismo lugar para pintar para la Bienal Nacional de ese año. Nos gustó la química de trabajar en grupo y las críticas constructivas que surgieron. Gracias a esto, vimos la necesidad de unir nuestros talentos individuales para lograr proyectos de mayor envergadura tales como: exposiciones colectivas, murales, ilustraciones, diseño gráfico y de productos y talleres de arte y reciclaje a niños y adultos con sed de aprender.
Entendemos que como artistas tenemos una responsabilidad en la sociedad de transmitir mensajes que reflejen nuestro tiempo y nuestro entorno, por eso, afortunadamente compartimos una gran pasión por crear proyectos que provoquen reacciones y que vayan de la mano con la gente, la cultura, y el respeto al medio ambiente. 
El colectivo está conformado por Yoel Bordas, Arlette Espaillat y Julianny Ariza y siempre estamos dispuestos a colaborar y fusionar nuestras habilidades con todo tipo de colaboradores dentro y fuera del pais.
En su blog podréis echar un vistazo a sus creaciones, que van desde los murales hasta la creación de identidad corporativa. También podéis seguir sus actividades en el perfil de Facebook y Twitter
Deje un comentario

Un día en la vida de Mark Mills, de la agencia de ilustradores Plum Pudding Illustration

Plum Pudding Illustration es la agencia de ilustradores inglesa fruto del esfuerzo de Mark Mills, experto en la materia con más de 20 años de experiencia en la industria de las publicaciones de libros infantiles como diseñador y director de arte. 
Muchos lo conoceréis por su intervención en el pasado ilustraTour, donde compartió su modus operandi que retoma ahora en este post en el que comparte con nosotros los detalles de un día cualquiera en su vida, la de un agente de ilustración.

Thank you, Mark!

Miércoles 13 de marzo, 8.27 Estoy en el tren que va a la estación central de Londres para encontrarme con una ilustradora que ha viajado desde Dinamarca para pasar un par de días en Londres con su novio y para que hablemos acerca de convertirme en su representante. Está buscando un agente en Gran Bretaña. Tuvo un agente durante varios años en Estados Unidos, pero no supuso un gran éxito. Así que también comentaremos de los beneficios que supondrá el que la agencia se ocupe ella a nivel internacional.
Conozco a esta ilustradora desde hace tiempo, nos hemos estado comunicando por email. Nos envió una primera muestra de su trabajo hace un año aproxidamente. No firmamos con ella en la agencia en ese momento porque, a pesar de su evidente talento, su trabajo reflejaba el hecho de que ella tenía que seguir desarrollándolo antes de que nos sintiéramos seguros para empezar con una relación de representación. El año pasado corrigió las muestras, hizo algunas nuevas que le solicitamos y comentamos juntos lo que habíamos recibido. La cita de hoy será un momento decisivo, ya que no tendría sentido prolongar nuestro diálogo si ella no puede ofrecer lo que sabemos que podemos vender. Los documentos que nos ha enviado recientemente sugieren que todo irá bien y que firmará con la agencia.


Después de esta reunión en la librería Waterstones en Piccadilly Circus, sigo mi camino hasta Grays Inn Road ya que tengo una reunión con el director de arte en Simon and Schuster en relación con el texto para el primer álbum de Marta Cabrol con una editorial del Reino Unido.  

Koko va a pescar es un texto sencillo sobre un pequeño niño esquimal que consigue más de lo previsto cuando va a pescar en el hielo. Marta y yo nos conocimos durante ilustraTour 2011. Ella fue una de las artistas que vinieron a verme con su portfolio. Esperaba tener que expresar ideas similares a las que transmito en las ferias de Bolonia o Frankfurt cuando veo a los principales ilustradores europeos. La cuestión es que, por más que me guste lo que estoy viendo, y aunque hay un mercado para el trabajo de los ilustradores en gran parte de Europa; los mercados en Gran Bretaña y Estados Unidos son muy diferentes y no es frecuente que encuentre a una artista que con éxito pone un pie en ambos territorios. Marta era uno de esos casos. Su trabajo tenía cualidades que continuarán propiciando los encargos en España, pero vi algo en una pequeña ilustración que me convenció de que desarrollándola podría tener una carrera sólida como ilustradora en el Reino Unido y EE.UU.


Obviamente, como agente puedes equivocarte cuando ves estas cosas, pero en esta ocasión resultó ser una buena idea. Después de volver de ilustraTour, Marta y yo hablamos acerca de cómo se podría desarrollar y construir ese pequeño personaje y así configurar un portfolio que la agencia pudiera mostrar a los editores de Reino Unido y Estados Unidos. Yo escribí un texto corto basado en su pequeño personaje inuit con la intención principal de ofrecer algo a Marta para ilustrar. Los resultados de Marta fueron tan buenos que cuando la agencia presentó el texto y los bocetos junto con el estudio de color que Marta había hecho, en S&S le encargaron el álbum. Hoy trataremos de concretar los términos del contrato y las tarifas; también tendremos la oportunidad de ver lo que otros artistas de Plum Pudding están trabajando.

Es mediodía, estoy en el tren de regreso a la oficina. La reunión con la ilustradora ha ido bien. Ella ha desarrollado un personaje de un oso adorable, divertido y terriblemente olvidadizo que deja el regalo que lleva a una fiesta en el tejado de su coche. Acordamos que trabajaría en la historia y luego haría algunos bocetos, esto será lo que la agencia enseñará en Bolonia un par de semanas más tarde. 
Ella ya forma parte de Plum Pudding y ahora ambos hemos de ponernos las pilas. Ella tiene que hacerse una fotografía, escribir su biografía y enviar 20 o 30 imágenes que podamos enseñar a los clientes. Enviaremos un email promocional inicial a unos 300 clientes promocionando su ingreso en la agencia y mostraremos parte de su trabajo. A este email le seguirá otro que mandaremos en unas dos semanas.
La reunión con la editorial también fue un éxito. Como siempre, me hubiera gustado que los honorarios fueran más elevados para Marta, pero no están mal y los porcentajes relativos a los derechos de autor son buenos. Nos reservamos los derechos de otros medios de comunicación y eso también es favorable, ya que su personaje tiene potencial fuera de los libros.

En resumen, una buena mañana.

Vuelvo a la oficina, tengo que ponerme al día y tratar de condensar las tareas diarias de la agencia en una sola tarde. Hay comisiones de artistas que tratamos a través del correo electrónico por responder. Sobre todo, tengo una tarde en la que tratar con diseñadores e ilustradores. Hay problemas con los plazos de los proyectos de varios artistas. Los retrasos de un lado y otro son inevitables, pero tanto los editores e ilustradores están pidiendo cambios en las fechas de entrega. El papel de los agentes a menudo se basa en el compromiso. El email 104 de mi bandeja de entrada es de la siempre paciente Marta, con quien hago planes para encontrarnos en la feria de Bolonia. Es importante para mí y la agencia mantener una relación tan personal como sea posible con los artistas que representamos. Es parte de nuestra fuerza. Sin embargo, no siempre es fácil. Yo estaré en la feria por mi cuenta este año lo que significa que estoy estableciendo todas las citas, y tengo más de 40 en tres días. Así que ver a Marta consistirá probablemente en un café entre reuniones. Será una oportunidad para ponerse al día y ver portfolios actualizados de otras caras conocidas que irán a la feria. A esto seguirán noches de contestar emails sobre solicitudes de trabajos que han ido surgiendo durante el día. Una feria del libro es un trabajo muy duro, por lo que supongo que el ser justo en Bolonia es una delicia. Es un trabajo duro en un lugar hermoso. Aunque estamos viendo que la feria del libro de Londres va adquiriendo cada vez mayor significación.
Son las 17:00, me voy a casa a bañar a mis hijos, hago algo para comer y vuelvo a la oficina para iniciar los preparativos del nuevo portfolio para Bolonia. Mañana tengo algunas tareas relacionadas con esto. Tengo una reunión con un editor con el que nuestra conversación habitual gira en torno a su falta de voluntad para pagar las tasas relativas a los derechos de autor, además del hecho de que conserven la obra física. Su argumento es que ellos han comprado una obra de arte, y como tal, pueden hacer con ella lo que quieran. “¡No irías a una galería a comprar una obra de arte y te irías con una reproducción, Mark!”. Mi respuesta ha sido: “no, pero tendrías que pagar un precio que fuera acorde con el hecho de que has comprado una obra de arte y no una reproducción”. Sus tarifas son justas por un “trabajo de alquiler”, pero considero injustos los términos del contrato. Sin duda, llegaremos a un acuerdo. Esto es, después de todo, una tarea de los agentes.
1 Comentario

Presto, Italia!

En marzo todo aquel interesado en la literatura infantil tiene la oportunidad de actualizarse en Bolonia, en la feria donde el libro para niños atrae la mirada de miles de participantes del sector. Una opción muy agradable para comprobar cómo evoluciona el mercado del libro infantil y qué pasos vamos dando todos los agentes relacionados. 
Un paseo por la feria permite comprobar el despliegue de imaginación que inunda los libros y los espacios que estos ocupan. La mirada de los curiosos queda atrapada por  objetos diversos, como zanahorias dispuestas en el techo de un stand, 
álbumes colgantes,
y señores trajeados que se reúnen en una furgoneta de cartón:

En las diferentes exposiciones pudimos tomar el pulso a la tarea de los ilustradores. Empezamos por la recopilación de aquellos que envían su trabajo a la feria:
Seguimos por la exposición con los originales del álbum del taiwanés Page Tsou, el ganador del premio Internacional de Ilustración que otorgan la Feria junto a Fundación SM y autor de una revisión del cuento El soldadito de plomo:

Y continuamos con la del país invitado de este año, Portugal, que había enmarcado la obra en maletines rojos:

Nos pareció especialmente interesante la exposición dedicada al proceso de trabajo de ilustradores como Suzy Lee o Kitty Crowther, quienes compartieron storyboards, referencias, bocetos y maquetas de algunos de sus álbumes.
Además de las exposiciones, los ilustradores encuentran su reconocimiento en los premios. En Bolonia se entregan y comunican varios galardones donde cobra un gran valor la ilustración. Este año, las ganadoras del premio que otorgan conjuntamente la feria y la Fundación SM han sido las suizas Evelyne Laube y Nine Wehrle.
 
En su página web podéis consultar los álbumes que la Feria premia por su valor gráfico y el diseño editorial. Uno de ellos fue Migrar, de Ediciones Tecolote, ganador del reconocimiento que la feria otorga a la industria editorial de países árabes, asiáticos, africanos y latinoamericanos.
Este año la feria estrenaba nueva categoría dedicada al libro infantil digital. Y es que la fiera presta atención a la relación cada vez más estrecha que existe entre la tecnología y la literatura infantil, que ya estaba presente en bastantes catálogos de editoriales de todo el mundo. En el café digital se mostraron diferentes alternativas para que los creadores elaboren su propio libro digital sin necesidad de contar con un equipo de desarrollo informático.

Hemos contemplado novedades de todo tipo, como veis; y aunque asistir a la feria supone una actualización de contenidos y recursos, también hay tiempo para secretos sin revelar (queridos veraneantes: próximamente, ¡ilustraTour 2012!) y para las delicias tradicionales de la Italia más auténtica:

Presto, Bolonia! È stato un piacere!
2 Comentarios

Rapuncel, paso a paso

“Rapuncio” es el nombre común de una planta de flor azulada, la flor robada que da lugar al encierro de la pobre Rapuncel.

Este clásico de los hermanos Grimm publicado por primera vez en 1832 vuelve a renacer de la mano de OQO editora y la autora Iratxe López de Munáin, quién muy amablemente comparte con nosotros el proceso de creación del álbum. ¡Muchas gracias!

Recuerdos de la infancia y segundas impresiones .
No se cuándo leí Rapunzel por primera vez…probablemente aún llevaba aparato en los dientes. El caso es que tenía la impresión de que el clásico de los hermanos Grimm era el tipico cuento de príncipes y princesas ñoño, aburrido y nada interesante. Sin embargo, cuando decidí darle una segunda oportunidad me gustó. Me sorprendió el hecho de que debajo de todas esas torres, brujas, príncipes y trenzas interminables había una historia cercana y atemporal: la de una madre que tiene miedo a que su hija crezca y por lo tanto, a que pueda sufrir, y la de una chica joven que se hace adulta, que tiene ganas de decidir por si misma, de abandonar la seguridad que su madre le ofrece y de encontrar su propia voz. Así que con esta idea en la cabeza y muchas ganas de dibujar trenzas (todo hay que decirlo) me puse manos a la obra.
Ojos narices y dientes. Poníendo cara a los personajes.
Al versionar el texto quise incidir en esta primera idea alejándome de esa imagen de la chica encerrada por una bruja malvada y del príncipe que la salva.
Quise mostrar a la madre de Rapuncel como una mujer conocedora de las propiedades medicinales de las plantas en lugar de una mujer caprichosa que vende a su hija por una rica ensalada de rapuncios. 

La bruja en esta versión es una “maga” que en ningún caso es representada como una mujer mala que quiere perjudicar a Rapuncel, sino como una madre sobreprotectora y con miedo a que su hija crezca y que en su intento de protegerla comete errores.
Rapuncel tampoco es la princesa encerrada y que espera pasiva a su príncipe azul, sino que es una chica decidida a crecer y afrontar las consecuencias que esto conlleva.
Y, por último, el príncipe aparece como un personaje más que acompaña a Rapuncel en su aventura y que representa el mundo adulto en el que ella está entrando.
El lector es testigo y acompañante del proceso de cambio y de crecimiento de Rapuncel, de cómo esta vence sus miedos para poder continuar su camino.
Rapuncel en tecnicolor.
Para las ilustraciones de este libro-álbum he utilizado lápices y guache y he limitado la paleta de color para trabajar con imágenes de ambientes sencillos, vacíos y atmosféricos donde los personajes y situaciones se llevan toda la atención. La acción transcurre en escenarios atemporales que pueden dar al lector la sensación de que la historia podría transcurrir en cualquier lugar y momento histórico.

Recogiendo las pinturas.
Versionar este clásico ha sido una aventura. He pasado horas conversando mentalmente con esta chica de trenzas kilométricas, la he entendido, la he acompañado y en algunos momentos la he odiado. Pero eso duraba poco; después de todo, a los que consiguen salir de su torre se les coge cariño, no se puede evitar. Tal vez sea poque en algún momento, todos hemos sido un poco Rapunceles.
 
Iratxe sortea un álbum dedicado entre aquellos que le envien un dibujo de una torre con ellos mismos dentro. Los torre-autorretratos se publicarán en su blog y perfil de Facebook. Si queréis más detalles, echad un vistazo al último post de su blog.
3 Comentarios

Asómate a la ventana

Y al asomarnos: secuencias, dioramas y pop up’s. Este era el tema del taller con el que nos lo hemos pasado genial este fin de semana. Xavier Salomó dejó su mesa de dibujo (¡gracias, Xavier!) por un par de días, y se atrevió a encerrarse en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración con un grupo de chicas tijeras y bisturís en mano.

Así que regla número uno: mostrar cautela en el manejo de las armas.

A partir de ahí, ¡a trabajar!
Tras ver muchos libros, parecía sencillo simplemente seguir el instinto. 
Nada más lejos de la realidad: los libros objeto no son ejercicios de virtuosismo con el manejo del papel, sino un instrumento de mayor o menor valor, en función de cómo se justifica cada uno de sus recursos para lograr contar una buena historia. 
De modo que aunque al principio la mayor de las preocupaciones es hacer funcionar la ingeniería de plegados y contrafuertes, pronto surge la verdadera necesidad: lo debe funcionar es la narración.
Gracias a Xavier los avances en el trabajo fueron espectaculares.
Sin sus instrucciones, extraídas de horas y horas de prueba y error en su propia experiencia, probablemente no habríamos sido tan felices…
4 Comentarios

Fede quiere ser pirata

En ocasiones, los libros se centran en resolver cuestiones ampliamente debatidas por la humanidad, grandes misterios que han sido tratados tanto en edificios con sillones forrados en cuero como en terrazas de barrio con mesas de marca de refresco. En el último libro que hemos leído, se plantean algunas cuestiones inquietantes, pero hay una con la que hemos disfrutado sumamente: ¿se puede saber en qué estaba pensando la persona que inventó el sistema de puntuación del tenis? 

Es habitual que en los libros infantiles se incluyan cuestiones ilógicas propias del mundo de los adultos que éstos habitualmente ignoran, por la costumbre y una curiosidad venida abajo. Los niños, por el contrario, una vez las detectan, se niegan a admitir lo absurdo de su naturaleza, y se convierten en pequeños investigadores con una meta: averiguar por qué, ¿por qué? ¡por qué!
En Fede quiere ser pirata, el libro recién publicado por Anaya con texto de Pablo Aranda e ilustraciones de Esther Gómez Madrid, encontramos algunas de estas situaciones que dan lugar a pasajes verdaderamente divertidos; no de los que esbozan una sonrisa, si no de esos que propician un “escándalo del humor” en lugares públicos, allá donde llevemos nuestra lectura.

Fede, efectivamente, quiere ser pirata; pero aún le faltan el loro, el valor para bañarse solo y, lo más importante, una pata de palo. Con ayuda de su familia y sus amigos -la tripulación del barco-, Fede va haciendo progresos en su intento por llevar su fantasía a la realidad…

Y es que, si pudiera, Fede inundaría su mundo para luego poder navegarlo. Una noche, le comenta a su hermana cuando ésta no puede dormir, temerosa de la oscuridad nocturna:

– Espero que si tienes una pesadilla sea la pesadilla que se muerde la cola, así se hace daño a ella misma y te deja en paz.
El origen del libro está dividido entre dos ciudades. El texto fue ganador del II Premio de literatura infantil Ciudad de Málaga, convocado por el Ayuntamiento en colaboración con Anaya; mientras que las ilustraciones surgen a raíz de uno de esos encuentros felices que se dan en las Mesas de Editores: fue en Valladolid donde coincidieron el equipo de Anaya y Esther, durante ilustraTour 2011.
 
Si os interesa el Premio de literatura infantil Ciudad de Málaga, os informamos de que la edición actual ya ha abierto el plazo de presentación de proyectos. Si os animáis a participar, aquí podéis consultar las bases de la edición de 2012
 
7 Comentarios

Despedimos "Primer Recuento" en Museo ABC

Hace poco más de un mes, en este mismo blog, dábamos la bienvenida a la exposición “Primer Recuento” de Alfonso Ruano en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración. Este fin de semana ha sido el último de la muestra y hoy queremos darle la despedida que se merece. 
Hemos hablado de “Primer Recuento” en varias ocasiones, desde que la abrimos por primera vez en el Museo Patio Herreriano de Valladolid, durante IlustraTour 2011, gracias a la iniciativa de la Fundación SM, que se empeñó en reunir y mostrar al público la obra de Alfonso Ruano. 
Hoy celebramos esta feliz iniciativa, que nos ha permitido disfrutar de un paseo entre estas imágenes  por las salas de dos museos maravillosos, deteniéndonos, apreciando miles de detalles de los originales que se escapan cuando pasamos las páginas impresas de los libros. 
Nosotros hemos dicho muchas cosas entusiastas sobre la exposición… ¡pero no hemos sido los únicos! 
Por el Museo ABC de Madrid han pasado más de 7.300 visitantes en estos dos meses, y la mayoría se han dejado sorprender por la belleza y la calidad artística de las ilustraciones: “no sabía que los libros infantiles encerraban este trabajo…”. Y es que “hay que contar cosas con las imágenes, no basta con decorar”, como recordó el artista hablando para ABC.
Los medios se han hecho eco de la exposición: los especializados en ilustración y literatura infantil, pero también muchos otros generalistas. Aquí podéis leer las noticias destacadas por ABC, Hoy es Arte, Vanitatis, Más de Arte… o agendas culturales como LeCool Madrid. 

Gracias a todos los que nos habéis acompañado en este (re)cuento, sin duda con final feliz. 
Deje un comentario