Estar en el momento justo en el sitio apropiado: la experiencia editorial de Covadonga Valdés

Covadonga Valdés ha tenido la gentileza de contarnos los detalles de una experiencia editorial con final feliz; muy feliz, de hecho: no sólo ha publicado su primer libro, éste se ha editado en varios países e idiomas. It’s magical ha sido la editorial con la que ha trabajado Covadonga para producir Estampados con vegetales. Ella misma nos lo cuenta:
Desde el día que me comentaste que hiciera un resumen de mi experiencia con el proyecto -ya realidad, Estampados con vegetales– he estado dándole vueltas y vueltas pensando en qué contarte. Mirando hacia atrás me he dado cuenta de que el proceso ha sido largo pero  la verdad es que ha resultado muy fácil, mucho más de lo que yo hubiese pensado.
Los ingredientes son dos: el primero consiste en tener una buena idea y estar en el momento justo en el sitio apropiado, el segundo. Es bien sencillo así contado, pero… ¿cómo llegar aquí?

En primer lugar la idea. Esta surgió de diversos momentos. Yo había ilustrado con mucha ilusión un cuento escrito por una amiga maestra y decidimos enseñarle los bocetos a una persona que lleva un gabinete de cuentos que existe en el Ayuntamiento de Gijón. El personaje principal era una mariquita. La verdad, esta persona nos dijo sin tapujos que los personajes resultaban un tanto ñoños, que eran demasiado clásicos ,y que además estaban muy vistos… Tenía razón. A mí me dio mucho que pensar y decidí que había que buscar una manera nueva de interpretarlos. Fue entonces cuando empecé a jugar. 
Los personajes fueron saliendo con distintas técnicas y el libro se publicó con el título La mariquita sin camisa. Gustó y comenzamos a hacer talleres con los niños en colegios y en diversos museos. Surgió la necesidad de hacer los personajes de una forma rápida, fácil y resultona, así que comenzamos a usar la estampados: ¡había que llenar un mural!
Me gustó ver que los niños se sentían satisfechos con el resultado, yo diría que muy satisfechos; asombrados de su obra y, sobre todo, divertidos; nunca estaban dispuestos a pasarle “la patata” al otro.
 
Ilustración de Estampados con vegetales

Empecé en ratos libres a dedicarle tiempo, a crear figuras… Una idea atrae a otra idea nueva… Así  hasta completar un catálogo bastante amplio de cosas en principio ligadas a la historia que contábamos en nuestro cuento, y después ampliada a todas las cosas que a mí me gustaban: árboles , flores, peces, mariposas, libélulas, etc.

Aunque parezca increíble nunca había recibido ningún curso de ilustración, nunca había hecho un
storyboard; todo había sido por pura intuición. Surgió en mí la necesidad de fundamentar de alguna manera lo que yo hacía. En la librería La mar de letras, a la que me encanta ir a cotillear cuando estoy en Madrid, vi en un cartel escrito “cursos de ilustración” y un teléfono; decidí llamar y apuntarme a algo cuando hubiese un hueco, no sabía muy bien a qué. El curso al que pensaba ir se canceló y me sugerísteis que me apuntara a unos encuentros que ibais  a organizar en Valladolid ese verano, por aquel entonces se llamaba Ilustrarte.
La verdad es que allí encontré muchas cosas que necesitaba, pues sólo iba con mi intuición, con toda una vida con el dibujo y la pintura a cuestas y con muchísimas ganas de aprenderlo todo. Encontré  gente que deseaba  hacer lo mismo que yo, con mucha  ilusión, ganas, ideas, estilos muy diferentes y, en general, con el deseo de compartir. Había profesionales de todos los sectores del libro infantil. Ilustradores de primera categoría dispuestos a compartir su trabajo, su visión del libro, a debatir con otros profesionales, a descubrirnos sus influencias, sus gustos; a contarnos incluso sus peripecias profesionales a lo largo de su carrera y a ayudarnos en nuestros dibujos, en nuestros proyectos. Había libreros que se implicaban en las jornadas y que cedían sus librerías para que pudiésemos usarlas como bibliotecas, siendo éstas el escaparate de los autores que asisten a las jornadas. Hubo charlas de editores que nos explicaron lo que desean de nosotros; qué es lo que  busca el mercado. Hubo intermediarios, agentes de ilustradores que  nos hablaron de las editoriales españolas, de sus características, de los concursos de ilustración, de cómo presentar un book
 Ilustración de Estampados con vegetales

Ya sabes que ningún año he dejado de ir o al curso o a las jornadas; me da mucha fuerza para hacer cosas durante el invierno. Después de ir al curso de Emilio Urberuaga y al de Beatrice Alemagna  publicamos nuestro segundo libro Macoca saca el dedo de la boca.
Hemos llegado al segundo ingrediente, “estar en el momento justo en el sitio apropiado”. En cuanto a los editores es muy importante saber a quién le vamos a presentar nuestro proyecto: todos los proyectos no sirven para todas las editoriales. Vale, ya sé que es obvio, pero merece la pena dedicarle tiempo a esto y generalmente no lo hacemos.
Cada editorial tiene una línea y por muy bueno que sea nuestro proyecto si no encaja en ésta es inútil presentarlo. Creo que esto genera mucha frustración. Lleva mucho tiempo conocer la línea de cada editorial y aunque en la mayoría de nuestros casos el deambular por las librerías a la caza de novedades no es más que una afición, yo creo que hay que tomarse este estudio como un trabajo más.
Siempre me había interesado la editorial de Imaginarium, sus libros me parecían nuevos, divertidos y  creativos. Me interesan mucho los libros que ayudan a los niños a crear cosas. Pertenezco al mundo de la plástica, así que está dentro de mí  ese interés por la forma, el color y la creación. Mi idea podría tener cabida en su colección.
  Ilustraciones de Estampados con vegetales

Así fue. Pedí entrevistarme con la editorial en las primeras mesas de editores que organizasteis. En  realidad fue la única mesa que solicité para presentar este proyecto, me pareció que tenía que ser ahí. Le presenté a Isabel mi idea y le gustó. La verdad es que tenía dos ideas en una y precisamente eligió aquella que estaba más abocetada….¡me sorprendió! Tan solo eran unos esquemas a lápiz y me pidió que los desarrollara tal y como había hecho los otros que yo le había presentado en primera opción. En un par de meses me envió un correo diciéndome que adelante,  que le enviase todo lo que tuviese; que íbamos a comenzar a trabajar en nuestro libro. Fue muy fácil, estábamos siempre de acuerdo en lo esencial. Y  por supuesto yo intentaba siempre aprender de todo aquello que me proponían.
Ya está aquí el libro y creo que el resultado es estupendo. Me maravilla la difusión que va a tener  porque está escrito en español, catalán, portugués, italiano, alemán e inglés… aunque casi le sobran las palabras, porque como he dicho antes, su lenguaje son las formas y los colores; y eso sí es universal.

Ha sido todo fácil y sencillo, te lo vuelvo a repetir, porque esa ha sido mi sensación; pero miro para atrás y ¡la cantidad de cosas que  te he contado hasta llegar aquí! El proceso ha estado lleno de pequeños detalles…..
Enhorabuena por el proyecto, Covadonga, y muchísimas gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros. ¡Buena suerte!

2 Responses to “Estar en el momento justo en el sitio apropiado: la experiencia editorial de Covadonga Valdés”

  1. julia

    que alegria ver tu libro , me gusto mucho la idea cuando me la enseñaste pero el libro es muchisimo mejor, julia

    Responder

Deja un comentario

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS