Archive for ‘noviembre, 2011’

¿Cabe el mar en una habitación?

Siendo ilustradores, me atrevo a suponer que muchos tendréis vuestras habitaciones o las de vuestros parientes decoradas con dibujos, ya sea en la propia pared, el techo o con detalles en diferentes muebles.

Hoy os presentamos un proyecto que ha llevado el mundo exterior a un espacio de interior a través de la ilustración. Este mes hemos contado en el noticiero con la colaboración de Cecilia Moreno, una ilustradora que nos ha presentado el Proyecto CurArte, centrado en el acercamientos de dos disciplinas como son la salud y el arte. Ésta es una iniciativa de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Salamanca basada en la investigación de las posibles mejoras que los niños y adolescentes hospitalizados pueden sentir gracias a la realización de actividades lúdicas, artísticas y creativas.
Entre sus actividades realizadas en este ámbito hospitalario han organizado talleres con jóvenes artistas contemporáneos o de creación de videojuegos para niños y adolescentes, han dinamizado el uso de las bibliotecas para pacientes y han convertido el hospital en un espacio más agradable decorando salas, pasillos y puertas con ilustraciones. 


Cecilia ha colaborado con ellos diseñando e implementando talleres para niños y adolescentes hospitalizados en las áreas de oncología, diálisis y psiquiatría. Ha colaborado para que algunos hospitales tengan un aspecto multicolor…
En la actualidad el Proyecto CurArte está ampliando su campo de acción, con propuestas para adultos y Tercera Edad. Los objetivos del mismo se han ampliado, y en estos momentos trabajan en el desarrollo de programas de diseño, implementación y evaluación de arte, creación y educación artística en contextos de salud. 

¿Habéis colaborado en algún proyecto de este tipo? ¿Alguien se anima a participar?

4 Comentarios

Conociéndonos

Detrás del interesante, motivador y concienzudo trabajo que hacemos en este blog está Elisa Bravo, del equipo de i con i.
Elisa elabora los contenidos con el material que vosotros vais creando, y hace posible que el alma del blog seamos todos.
La imagen es nuestro medio. Y a través de una imagen, nos conocemos un poquito más.

1 Comentario

Una pregunta de niños: ¿qué es el tiempo?

Las preguntas de los niños divierten, exasperan, sorprenden… A veces nos inquietan y otras incluso nos desafían: hay preguntas que nunca habíamos pensado que tendríamos que contestar. Para lograrlo ponemos en marcha nuestra imaginación, sobre todo cuando el desafío consiste en describir conceptos abstractos. En otras ocasiones consideramos que la pregunta es inapropiada para ser formulada por un niño y lo que articulamos es el arte del disimulo y el desvío de la atención.

Hay autores que cuestionan cuáles son estos temas intocables y la de idoneidad de alejarlos de la educación infantil. En la pasada edición de ilustraTour los daneses Ole y Dorte nos explicaron que en Dinamarca los álbumes infantiles abarcan temáticas que en otras zonas son consideradas no aptas para niños. El título de su intervención en las jornadas fue precisamente La mayoría de los niños no son idiotas. Isol y el resto de los firmantes del Manifiesto por el álbum ilustrado también han incluido una línea que hace referencia a esta reflexión: Los libros para niños merecen conversaciones adultas.

Hemos querido dedicar este espacio del blog a aquellas historias que desde una perspectiva infantil abordan preguntas difíciles de contestar. Cuando hablamos de lo que se consideran temas no aptos para niños no hace falta pensar en tramas escabrosas o que pervienten de forma negativa la condición de estos niños; nos referimos también a cuestiones como la que plantea el álbum editado por Tándem: ¿qué es el tiempo?


Laura González firma el texto y Aina Cordoncillo las ilustraciones. Las páginas del álbum acompañan a una niña que pregunta a diversos personajes de su entorno qué es el tiempo; una pregunta por la que recibe respuestas dispares. 
El tiempo son las olas que golpean las playas y dibujan las orillas.
El tiempo son los volcanes que despiertan y las nuevas islas que aparecen en el océano. 
El tiempo es cuando el caracol se duerme en la rosa y se convierte en un fósil para siempre. 

 

Su padre, el pianista, el científico o el relojero tienen una percepción diferente de lo que es el tiempo. Llevan la explicación a su terreno: el señor del maletín tiene prisa y para él el tiempo es dinero; para la abuela es el placer de la comida casera mientras que para los científicos el tiempo representa incluso la distancia que hay entre la Tierra y las estrellas, que están muy lejos, a años luz. Cada uno manifiesta una visión distinta de algo que todos comparten: la pluralidad de interpretaciones favorece la asimilación de un concepto tan complejo.
Nos ha gustado mucho el planteamiento del libro, la relación entre el texto y las imágenes y el ritmo narrativo. Las ilustraciones evocan las distintas concepciones pero antes describen a los sujetos que comparten sus opiniones, lo que sugiere de cierta manera que la percepción del tiempo está condicionada por la personalidad del que emite su juicio.
 El tiempo son los pájaros que vuelan lejos y en unos meses regresan…
Ser conscientes de que la subjetividad está presente en buena parte de las respuestas que nos dan y en las que nosotros damos está directamente relacionado con la capacidad de valorar dicha información. ¿Es esta capacidad algo que debe aprender un niño?
Deje un comentario

Conversaciones entre editora e ilustradora: cómo surgió el álbum Feliz lobonavidad

¿Y si los lobos de los cuentos nos contaran que el final de Los tres cerditos, Caperucita y Los siete cabritillos está manipulado? ¿Qué pasaría si nos dijeran que lo que pasó de verdad fue muy diferente y deja a los lobos en muy buen lugar? ¡Cuántos años desconfiando de este animal!  
Esta es la historia del álbum Feliz Lobonavidad, recién sacado del horno de Tàndem y firmado por el escritor Jesús Aznar y la ilustradora Blanca BK. Ésta última nos presenta la obra a través de una conversación mantenida con Rosa Serrano, editora de Tàndem:

> Rosa Serrano pregunta a Blanca BK:
 

¿Naciste con una caja de pinturas en las manos?
Casi, casi…De niña era muy introvertida. Somos 4 hermanos y soy la única chica. Así que como no jugaba con el monopatín o con el Scalextric, me metía en mi habitación y me entretenía intentando imitar las ilustraciones de los cuentos que me regalaban por fechas señaladas. Cuando fui más mayor, con 8 o 9 años, me encantaba dibujar los personajes de los dibujos animados de la televisión. Me encantaba continuar las historias en mis folios porque siempre me quedaba con ganas de ver mucho más. 

¿Quién te contaba los cuentos cuando eras pequeña?
Mi madre. Mi hermano pequeño compartía habitación conmigo, y mi madre se sentaba en la cama de uno o de otro cada noche. Nos contaba historias preciosas. Sus protagonistas eran desde médicos a bomberos, pero muy pocas veces contó cuentos de princesas. Es muy práctica y eso me ayudó a tener mucha más creatividad.
 

¿Por qué esa fijación con los lobos?
Jajajaja. Esa es una pregunta que tendrías que hacerle a Jesús Aznar, al escritor, pues fue él quien escribió el texto. Aunque tengo que reconocer que desde muy pequeña he preferido dibujar todo tipo de animales humanizados, antes que personas. Es mucho más irreal y divertido. Este cuento me ha dado la posibilidad de disfrutar el doble por eso. No obstante, como muchos saben, con quien tengo fijación es con los felinos. Auténtica obsesión creativa y afectiva. 

¿Cómo se te ocurrió hacernos llegar vuestra deliciosa historia a una editorial valenciana?
Tanto el escritor como yo, estuvimos pensando en qué editoriales encajaría un trabajo como éste. Coleccionamos muchos álbum ilustrados, y de Tàndem tenemos unos cuantos. Era una editorial con la que nos hacía mucha ilusión trabajar. La buena suerte se puso de nuestro lado, y los chicos de Ilustratour nos consiguieron una cita con vosotros. El resto ya es historia. 
Del sueño de desarrollar un nuevo proyecto, de la fantástica combinación entre texto e ilustraciones ¿qué ha quedado en el libro Feliz Lobonavidad que ha publicado Tàndem edicions?
La verdad es que hemos quedado muy satisfechos con el resultado. Creemos que es una historia muy divertida que encantará a quien lo lea.


> Blanca Bk pregunta Rosa Serrano:
 

¿Qué sensación tuviste cuando te enseñé la maqueta sin terminar del cuento en el ilustratour?
Vi que tenía sentido, unidad. Lo que vi en Ilustratour fue suficiente para “ver” el libro en mi cabeza.
 
¿Qué fue lo que te hizo seguir adelante con este proyecto y publicarlo en vuestra editorial? 
La unidad, la frescura del texto y el sentido del humor que recorre todo el libro y también otro detalle: me gustan los libros que hablan de otros libros.

 
¿Cuál es tu personaje favorito? ¿Por qué?
Sin lugar a dudas, el lobo vendedor de ventiladores. Soy consciente que cuando enseño el libro a otras personas, me detengo en este fragmento y me encanta reírme y ver como se ríen los que miran el libro y la imagen del lobo y el cerdo con ese gesto de terror ante la velocidad.
 
¿Es un libro adecuado para un mercado en concreto o para todas las edades? ¿Cómo lo ves?
Cuando un libro es bueno, no tiene fronteras de edad y este es un libro inteligente que hace gozar a niños y adultos.
 
¿Los lobitos viajarán al extranjero, a las ferias de Paris, Bolonia o Frankfurt?
Sí, me acompañarán allá donde vaya. Su primer viaje al extranjero será a México, a la próxima FIL de Guadalajara. ¿Te imaginas a los niños de escuelas mexicanas leyéndolo o ocupando un lugar de honor en una biblioteca? Es fantástico imaginarlo leído con otros acentos. Y trabajaré como editora para verlo traducido a otras lenguas.
Gracias a Rosa y a Blanca por compartir su experiencia con nosotros. ¡Mucha suerte para Feliz Lobonavidad!
6 Comentarios

Hoy es un día para ser dibujado

15 de noviembre a las 18.30h: la cita en el Centro Cultural de Españaen Tegucigalpa para inaugurar y abrir Dibújame un Cuento al público.

Antes de la cita, hemos preparado todos los detalles para nuestros invitados: difusión on-line y por la radio del centro cultural, grabación de audioguías, recorrido con el personal del centro que luego recibirá a los visitantes, último repaso al montaje… Como curiosidad, el equipo del Centro nos cuenta que tenemos entre los autores de la exposición a un amigo común, IsidroFerrer, muy querido y admirado por ellos desde que trajo una exposición e impartió un taller en el primer año de vida del Centro.
 
… y por fin preparación de la sala para el “conversatorio”, esa palabra que usan aquí para hablar de coloquio, y que nos encanta cómo suena porque sugiere más bien una charla entre amigos, en dos direcciones y no en una sola, como nos gusta que sea. 
 
Nos hemos sentido tan a gusto que tenemos la sensación de llevar un tiempo largo aquí. Va a ser difícil despegar mañana, de regreso rumbo a Madrid. Suerte que tenemos un buen consuelo: Dibújame un Cuento se queda hasta el 15 de enero en Honduras y hasta ahora ha despertado mucho interés…
En su camino de vuelta a España la exposición nos traerá muchas historias de esta última sede (¡la octava ya!), en la que se despide una experiencia formidable con la que hemos acumulado experiencias irrepetibles. Estamos seguros de que serán muchos los ojos que repasarán las ilustraciones y los libros de Dibújame un Cuento, pero sobre todo esperamos que sean muchas las manos que se animen a escribir y dibujar sus propias historias. Y que las compartamos entre todos.
Deje un comentario

La previa de Dibújame un Cuento en Honduras

Ya estamos en el día previo a la inauguración de Dibújame un Cuento en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa. 


 

Dentro del Centro, afinamos los últimos detalles del montaje y recibimos a los primeros visitantes ocasionales, que nos ven trabajar a través de los cristales de las salas…
La biblioteca ya cuenta entre sus libros con el catálogo de la exposición, que tendrá estos días un lugar privilegiado.

Desde una de las salas, podemos ver el edificio anexo al centro, donde el personal hace el trabajo de oficina, y que está decorado precisamente con una linda ilustración de la calle donde nos encontramos:

 
Para llegar hasta aquí, han hecho falta tres días de trabajo intenso. Poco a poco, el desorden inicial se ha ido convirtiendo en  un recorrido bien definido por las historias que nos cuentan los bocetos, las ilustraciones y los libros. Mañana en estas salas intentaremos abrir las puertas a la imaginación. 
 
Un momento más para celebrar con un descanso… ¡y mañana más!

3 Comentarios

Dibújame un Cuento en Honduras: el primer empujón

Dibújame un Cuento ya está en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa. Hoy le hemos dado el primer empujoncito.
El Centro Cultural de España en Tegucigalpa es un espacio acogedor, vivo, lleno de gente que circula por las salas con esa naturalidad del que se siente como en su casa… y con una programación que no deja excusas para no conocerlo.
Entre sus actividades hay propuestas de lectura y conciertos para los más pequeños, incluso hemos encontrado algunos de los títulos de Dibújame un Cuento entre la biblioteca infantil.
    
Quedan varios días de trabajo intenso hasta la inauguración. Pero es un trabajo del que no nos cansamos nunca, porque montar Dibújame un Cuento es un poco como hacer magia: lo que ahora es una caja se convertirá en vitrina, las tapas serán  paneles explicativos, los libros desordenados serán objetos de contemplación, y las ilustraciones y bocetos que llenan las cajas saltarán a las paredes para regalar sus historias a los visitantes del Centro.
Tenemos espacio para jugar:
Una sala…
Dos salas….
Tres salas…
Nos sentamos a disfrutar del  momento y a imaginar cómo será Dibújame un Cuento en Tegucigalpa… ¡Ya tenemos ganas de verlo!
Deje un comentario

Estar en el momento justo en el sitio apropiado: la experiencia editorial de Covadonga Valdés

Covadonga Valdés ha tenido la gentileza de contarnos los detalles de una experiencia editorial con final feliz; muy feliz, de hecho: no sólo ha publicado su primer libro, éste se ha editado en varios países e idiomas. It’s magical ha sido la editorial con la que ha trabajado Covadonga para producir Estampados con vegetales. Ella misma nos lo cuenta:
Desde el día que me comentaste que hiciera un resumen de mi experiencia con el proyecto -ya realidad, Estampados con vegetales– he estado dándole vueltas y vueltas pensando en qué contarte. Mirando hacia atrás me he dado cuenta de que el proceso ha sido largo pero  la verdad es que ha resultado muy fácil, mucho más de lo que yo hubiese pensado.
Los ingredientes son dos: el primero consiste en tener una buena idea y estar en el momento justo en el sitio apropiado, el segundo. Es bien sencillo así contado, pero… ¿cómo llegar aquí?

En primer lugar la idea. Esta surgió de diversos momentos. Yo había ilustrado con mucha ilusión un cuento escrito por una amiga maestra y decidimos enseñarle los bocetos a una persona que lleva un gabinete de cuentos que existe en el Ayuntamiento de Gijón. El personaje principal era una mariquita. La verdad, esta persona nos dijo sin tapujos que los personajes resultaban un tanto ñoños, que eran demasiado clásicos ,y que además estaban muy vistos… Tenía razón. A mí me dio mucho que pensar y decidí que había que buscar una manera nueva de interpretarlos. Fue entonces cuando empecé a jugar. 
Los personajes fueron saliendo con distintas técnicas y el libro se publicó con el título La mariquita sin camisa. Gustó y comenzamos a hacer talleres con los niños en colegios y en diversos museos. Surgió la necesidad de hacer los personajes de una forma rápida, fácil y resultona, así que comenzamos a usar la estampados: ¡había que llenar un mural!
Me gustó ver que los niños se sentían satisfechos con el resultado, yo diría que muy satisfechos; asombrados de su obra y, sobre todo, divertidos; nunca estaban dispuestos a pasarle “la patata” al otro.
Ilustración de Estampados con vegetales

Empecé en ratos libres a dedicarle tiempo, a crear figuras… Una idea atrae a otra idea nueva… Así  hasta completar un catálogo bastante amplio de cosas en principio ligadas a la historia que contábamos en nuestro cuento, y después ampliada a todas las cosas que a mí me gustaban: árboles , flores, peces, mariposas, libélulas, etc.

Aunque parezca increíble nunca había recibido ningún curso de ilustración, nunca había hecho un
storyboard; todo había sido por pura intuición. Surgió en mí la necesidad de fundamentar de alguna manera lo que yo hacía. En la librería La mar de letras, a la que me encanta ir a cotillear cuando estoy en Madrid, vi en un cartel escrito “cursos de ilustración” y un teléfono; decidí llamar y apuntarme a algo cuando hubiese un hueco, no sabía muy bien a qué. El curso al que pensaba ir se canceló y me sugerísteis que me apuntara a unos encuentros que ibais  a organizar en Valladolid ese verano, por aquel entonces se llamaba Ilustrarte.
La verdad es que allí encontré muchas cosas que necesitaba, pues sólo iba con mi intuición, con toda una vida con el dibujo y la pintura a cuestas y con muchísimas ganas de aprenderlo todo. Encontré  gente que deseaba  hacer lo mismo que yo, con mucha  ilusión, ganas, ideas, estilos muy diferentes y, en general, con el deseo de compartir. Había profesionales de todos los sectores del libro infantil. Ilustradores de primera categoría dispuestos a compartir su trabajo, su visión del libro, a debatir con otros profesionales, a descubrirnos sus influencias, sus gustos; a contarnos incluso sus peripecias profesionales a lo largo de su carrera y a ayudarnos en nuestros dibujos, en nuestros proyectos. Había libreros que se implicaban en las jornadas y que cedían sus librerías para que pudiésemos usarlas como bibliotecas, siendo éstas el escaparate de los autores que asisten a las jornadas. Hubo charlas de editores que nos explicaron lo que desean de nosotros; qué es lo que  busca el mercado. Hubo intermediarios, agentes de ilustradores que  nos hablaron de las editoriales españolas, de sus características, de los concursos de ilustración, de cómo presentar un book
 Ilustración de Estampados con vegetales

Ya sabes que ningún año he dejado de ir o al curso o a las jornadas; me da mucha fuerza para hacer cosas durante el invierno. Después de ir al curso de Emilio Urberuaga y al de Beatrice Alemagna  publicamos nuestro segundo libro Macoca saca el dedo de la boca.
Hemos llegado al segundo ingrediente, “estar en el momento justo en el sitio apropiado”. En cuanto a los editores es muy importante saber a quién le vamos a presentar nuestro proyecto: todos los proyectos no sirven para todas las editoriales. Vale, ya sé que es obvio, pero merece la pena dedicarle tiempo a esto y generalmente no lo hacemos.
Cada editorial tiene una línea y por muy bueno que sea nuestro proyecto si no encaja en ésta es inútil presentarlo. Creo que esto genera mucha frustración. Lleva mucho tiempo conocer la línea de cada editorial y aunque en la mayoría de nuestros casos el deambular por las librerías a la caza de novedades no es más que una afición, yo creo que hay que tomarse este estudio como un trabajo más.
Siempre me había interesado la editorial de Imaginarium, sus libros me parecían nuevos, divertidos y  creativos. Me interesan mucho los libros que ayudan a los niños a crear cosas. Pertenezco al mundo de la plástica, así que está dentro de mí  ese interés por la forma, el color y la creación. Mi idea podría tener cabida en su colección.
  Ilustraciones de Estampados con vegetales

Así fue. Pedí entrevistarme con la editorial en las primeras mesas de editores que organizasteis. En  realidad fue la única mesa que solicité para presentar este proyecto, me pareció que tenía que ser ahí. Le presenté a Isabel mi idea y le gustó. La verdad es que tenía dos ideas en una y precisamente eligió aquella que estaba más abocetada….¡me sorprendió! Tan solo eran unos esquemas a lápiz y me pidió que los desarrollara tal y como había hecho los otros que yo le había presentado en primera opción. En un par de meses me envió un correo diciéndome que adelante,  que le enviase todo lo que tuviese; que íbamos a comenzar a trabajar en nuestro libro. Fue muy fácil, estábamos siempre de acuerdo en lo esencial. Y  por supuesto yo intentaba siempre aprender de todo aquello que me proponían.
Ya está aquí el libro y creo que el resultado es estupendo. Me maravilla la difusión que va a tener  porque está escrito en español, catalán, portugués, italiano, alemán e inglés… aunque casi le sobran las palabras, porque como he dicho antes, su lenguaje son las formas y los colores; y eso sí es universal.

Ha sido todo fácil y sencillo, te lo vuelvo a repetir, porque esa ha sido mi sensación; pero miro para atrás y ¡la cantidad de cosas que  te he contado hasta llegar aquí! El proceso ha estado lleno de pequeños detalles…..
Enhorabuena por el proyecto, Covadonga, y muchísimas gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros. ¡Buena suerte!
2 Comentarios

Emilio Urberuaga: Premio Nacional de Ilustración

En la Primavera del año 2007 estábamos a punto de nacer. Fue en ese momento cuando empezamos a pensar quiénes serían las personas que nos acompañarían en este viaje. Nos importaba especialmente saber quiénes formarían el equipo de profesores puesto que ya teníamos una idea muy interiorizada de cómo debían ser: buenos ilustradores, mejores personas.

Al primero que contamos nuestro proyecto fue a Emilio Urberuaga. Desde ese primer momento siempre estuvo a nuestro lado, mostrándonos  su apoyo y compartiendo con nosotros su talento. Desde esa Primavera del 2007 Emilio ha participado en muchos de nuestros programas y nos ha regalado multitud de grandes momentos.


El lunes supimos que le habían concedido el Premio Nacional de Ilustración. Sentimos una alegría gigantesca. Volvimos a recordar aquellos primeros momentos (“buenos ilustradores, mejores personas”) con una sonrisa de oreja a oreja.”
2 Comentarios

Construyendo significados: Anthony Brown

Ya tenemos el argumento y un boceto de los personajes, nuestro álbum empieza a reunir los ingredientes necesarios. Luego llega la hora de determinar el ritmo, de ver cómo funcionan nuestras ideas una tras otra, de darles forma, de elaborar un mensaje con letras, trazos y colores que resulte comunicativo. Es el momento de elaborar el storyboard, un instante en el que hacerse, entre otras, dos preguntas: ¿cómo leemos? ¿cómo leen los niños? 
Los hay que sólo leen el texto rápidamente hasta acabar el libro y luego vuelven al principio, sosegados por la plenitud que otorga conocer el final del cuento, y repasan de arriba abajo cada página, atendiendo a los detalles que habían ignorado previamente. 
Los hay que se detienen en los personajes, otros que buscan la correlación entre el texto y la imagen, algunos que observan cada detalle.

Considerando la multiciplidad de miradas con las que se leerá nuestro álbum tendremos la posibilidad de ser cautos y perfilar nuestro mensaje para que comunique exactamente aquello que queramos. En ocasiones no se trata de comunicar un mensaje concreto, sino abrir un debate o sugerir un amplia variedad de interpretaciones. 
Los códigos que conforman el significado de una imagen – lo que transmiten los colores, el ángulo que dispone los elementos o los objetos que arman aquello que vemos, por ejemplo- pueden funcionar de forma muy diferente según el idioma, la cultura, la edad y otra infinidad de variables. Estos códigos y la facilidad para ser descifrados van a determinar la comunicación con los lectores, pudiendo existir en una sóla imagen múltiples niveles de significación que pueden ser descubiertos de forma progresiva por el lector.

Gorila fue el primer álbum de éxito del autor Anthony Brown; un autor que juega en este álbum con esos niveles de significado favoreciendo una relativamente libre interpretación de la historia que nos narra. 

En Gorila leemos la historia de una niña a la que su padre, que está muy ocupado, no presta demasiada atención. Ella pasa las horas pensando en los gorilas, animales que adora. Una noche, su gorila de peluche, el regalo de cumpleaños de su padre, cobra vida y la lleva al zoo, al cine e incluso a bailar. 
Este cuento extraordinario está plagado de matices, ilustrados y conceptuales, que van a determinar nuestra interpretación de la historia. Por ejemplo, la composición de los dibujos, que manifiesta la posición en la que se encuentra la niña con respecto a su padre, quién no tiene ningún contacto visual con ella hasta el final del libro. El primer ser en mirarle a los ojos es el gorila.

Además de la composición, otros aspectos formales como el color nos guían por la historia, desde la frialdad del inicio del cuento (en la imagen superior) hasta las coloridas ilustraciones que narran la noche que la niña pasa con el gorila, como en la imagen inferior:


Composición, color, fondo y forma… ¿Y qué pasa con el significado de la historia? Ah, éste es el punto que más nos interesa: ¿verdaderamente el peluche ha cobrado vida y la ha llevado de paseo? ¿sabría el padre las propiedades mágicas de su regalo? ¿es una manera de pedirle perdón por su desatención? En la oficina han sugerido que esas enormes manos del padre son sospechosas: ¿no son demasiado grandes y rudas? ¿es una casualidad que le quede tan bien al gorila el chaquetón del progenitor?
En una primera lectura podemos obviar detalles, fijarnos en cosas que reinterpretaremos cuando hayamos llegado al final del álbum. Hay obras que tienen un significado cerrado y otras, como Gorila, donde entendemos que este mensaje está abierto a la interpretación del lector y a su mirada; donde el significado depende de nuestra lectura, aunque probablemente haya sido previsto por el genial Anthony Brown.
3 Comentarios