Los que nos seguís en Facebook o Twitter sabéis que nos gusta estar al día sobre las novedades que van sucediendo en el campo de la ilustración y la lectura digital, pero en contadas ocasiones nos llegan noticias relativas a miembros de la comunidad que se han embarcado en estas aventuras interactivas.
Por eso os queremos presentar con entusiasmo el proyecto que la ilustradora Susana De Dios, a la que conocimos en Ilustratour en 2010, ha elaborado junto al diseñador Jerome Keane: un libro electrónico ilustrado para iPad que lleva por título The Phantom Clickerist. El lector tiene la oportunidad de unirse a tres amigos que pretenden revelar la identidad del fantasma Clickerist, probablemente el culpable de que las luces de la casa que habitan se apaguen constantemente.  

Los personajes y la historia de The Phantom Clickerist han sido creados expresamente para esta aplicación, que forma parte de lo que será una serie de publicaciones para concienciar a los niños sobre la necesidad de cuidar el medioambiente. Saben de qué hablan: los creadores de este álbum electrónico han adoptado un oso polar y adoptarán otro si la APP tiene éxito. 


Os dejamos que Susana os cuente los detalles del proceso de elaboración de la APP en primera persona:

Con la llegada del iPad y APP Store se abrió la posibilidad de que todos llegáramos a ser editores y pudiéramos publicar nuestras cosas, la posibilidad de hacerlo interactivo. Al menos eso fue lo que pensamos: tiene que ser más facil que intentar buscar una editorial y pasar por todo ese proceso que a veces esta lleno de obstáculos.
Con nuestra feliz idea nos pusimos manos a la obra. Primero escribimos el álbum y dibujamos los personajes; todo iba viento en popa y estábamos llenos de ilusion. Dedicamos mucho tiempo pensando en la interacción para sacar el máximo partido a la technologia del iPad. Las interacciones nos ayudaran a explicar la historia, estimulan la lectura; además, los personajes cobran vida con sus propios sonidos y acciones. Cada una de las páginas tiene una interacción diferente con distintos sonidos para estimular al lector y motivarles en la lectura.


El segundo paso fue encontrar un programador: a pesar de que el sistema operativo del iPad tiene cinco años no es fácil encontrar a programadores que lo dominen; menos a un precio razonable. Al final y gracias a internet y Skype encontramos a uno en Argentina.

El libro tiene 26 páginas y todas son interactivas; tardaron cuatro meses en programarlo. Al final el proceso fue casi tan largo como imprimirlo. Después lo mandamos a Apple para que lo aprobaran y al cabo de dos semanas lo publicaron en APP Store.

Ahora, de repente, el cuento esta en esta tienda virtual… ¡cómo lo va a encontrar la gente con tantos y tantísimos APPs! Es como intentar vender tu libro en una librería que tiene más de mil álbumes. 

Seguimos aprendiendo cosas, siento todo tan nuevo es un poco deficil valorar. Espero que os guste.

Mucha suerte, Susana, ¡ya nos contarás si tenéis otro oso!