¡Ay! Si hubiera una fórmula infalible para detectar cuál de las mil ideas que pasan por nuestra mente o de los cientos de garabatos que hacemos es el bueno… que nos ayudara a comprender cuál es la clave, a detectar cuando estamos ante el origen de un proyecto que, entre tantos, tendrá una evolución y un fin, un resultado más allá de la experimentación… 

¿Con cuál de nuestras obras nos quedamos? ¿cuál es el momento en el que nos sentimos convencidos para subir al siguiente escalón? “Yo con este personaje tengo que hacer algo”, “esta historia tiene algo, tiene futuro”. Es curioso observar y reconocer en nosotros mismos el objeto motivador de nuestras decisiones. 


Le damos la bienvenida a esta nueva etapa del blog con el proyecto de una amiga ilustradora que acogemos con especial cariño: su origen nos pilla de cerca. 
Mar Cerdá es la autora del álbum Too late, editado por Proteus en junio de este año. Too late narra exclusivamente con imágenes una breve historia entre dos peces que viven en una pecera. Uno de ellos (el grande, por si tenéis curiosidad), quiere conversar con su único compañero: le persigue, le canta, le habla… pero el pez pequeño le ignora sistemáticamente. Explicar un sentimiento con palabras es algo que prefiero delegar en aquellos que dominan la poesía, por lo que la explicación del contenido llega hasta aquí. Proteus incluye el ejemplar en su línea de filosofía y ética: la delicadeza y sencillez en los dibujos y el apacible ritmo narrativo nos zambullen en esa pecera, en la que nos sobrecogemos ante la idea de pensar que ya es demasiado tarde.



Mar aborda la compleja didáctica de los sentimientos de una forma directa: el mensaje no subyace al hilo narrativo principal, es el propio argumento del álbum. No vas a poder leerlo y resistirte a sentir, a empatizar, a pensar. Resulta fascinante pensar que la simplicidad de los peces y su relación pueda provocarnos e introducirnos en un terreno tan íntimo. 



Podéis ver algunas páginas aquí:




Mar nos explica  que este proyecto nació en Ilustratour hace dos veranos. En el taller con Jutta Bauer los alumnos tuvieron que escribir e ilustrar una historia propia. 

“Coincidía que una semana antes se me había muerto un pez así que la historia que me salió fue sobre peces. La escribí del tirón, al tercer día de curso, pensando en esa muerte del pez y en su ahora solitario compañero: si se acordaría de él, si tenían tres segundos de memora como dicen, etc. Y sin pensar en qué estaba contando dibujé toda la historia de principio a fin, como si me la estuvieran contando desde algún lugar recóndito de mi cabeza. Una vez terminada y al releerla fue cuando me di cuenta de que no sólo estaba hablando de peces, que no era una historieta sin más.”


Mar terminó los dibujos para  la exposición de los trabajos de los talleres y, una vez en casa, habiendo hecho y deshecho alguna que otra vez los originales, buscó la editorial. Nos explica que, aunque sus ilustraciones suelen ser más detallistas, la influencia de Jutta se refleja en el estilo del libro, y que de lo aprendido anteriormente en un taller que preparamos con Arianna Squilloni, surgió la elección de que sea un libro sin palabras. 


Hasta aquí algunas pistas sobre el camino andado por Mar para la publicación de Too lateJugar con las variables, argumentar las decisiones, mirar, observar, interiorizar… O, simplemente, tener una revelación, dejarnos llevar. ¿Son, efectivamente, los orígenes de un libro inescrutables?