Santa Tecla, un gusto

 

Estaba anunciado: “Dibújame un cuento” ha llegado a Santa Tecla, La Libertad, El Salvador

 La exposición está lista para salir de las cajas a las paredes del Museo Municipal Tecleño, el MUTE, un espacio emblemático y original, antiguo edificio de prisiones reconvertido en Museo que luce orgulloso sus placas antiguas junto a las actuales.


     

 
Aquí hemos dado hoy los primeros pasos de la historia que “Dibújame un cuento” vive en cada sede y país que visitaa. Continúa su viaje que parece no tener un fin, sino más bien un final abierto a cada una de las miradas que se asoman a ella y la van dontando de nuevos significados…

 Pero no nos adelantemos. De momento la exposición no se puede ver, no hay visitantes para que nos cuenten sus sensaciones, qué interpretan de tal o cual artista o cuál es su obra o su historia favorita…  Por eso, ¿qué tal si nos centramos en contar dónde y cómo está viviendo “Dibújame un cuento”?

El MUTE lleva poco tiempo en pie pero tiene ya un gran protagonismo en la ciudad. Se nota en la cantidad (y la diversidad) de la gente que lo visita, en la programación diaria, en el tipo de actividades -multidisciplinares- conectadas con la ciudad y su realidad social. Es un museo que gira en torno a la cultura sobre la memoria, la paz y las expresiones contemporáneas. Se pueden ver buena fotos del espacio en flyckr. Hoy hemos tenido suerte: se ha inaugurado esta exposición de fotografía sobre la(s) identidad(es) de los salvadoreños, dentro del Festival ESFOTO II.

 Pero quizá lo más fascinante de este espacio son las personas que le dan vida (al igual que fue en su pasado), el equipo que lo dirige y los visitantes que lo llenan. Desde 2010 un equipo comprometido y entusiasta hace cada día de este lugar un hervidero de ideas, expresiones y conocimiento. Que invita a la reflexión. Y a la diversión, claro. El edificio rehabilitado conserva recuerdos y estructuras del pasado, que han sido adaptadas e interpretadas desde el presente para construir el futuro.

El MUTE está muy cerca del precioso Palacio Tecleño de las Artes, ambos dentro del Distrito Cultural, una zona urbana llena de puntos de cultura y espacios públicos que dinamizan la ciudad. Un proyecto ambicioso  pero muy sentido, que respira fuerza y energía. ¡Bien, porque las vamos a necesitar mañana!

Cuando salí del hotel esta mañana, la primera impresión que tuve de Santa Tecla fue la de estar en una ciudad luminosa, amable, colorida… dominada por el verde, color de la naturaleza y de la esperanza.
Dicen que las primeras impresiones son las auténticas. No siempre es así, pero lo cierto es que al final del día me quedo con unas cuantas, convencida de que son un retrato fiel de la ciudad. Y me alegro de que la exposición haya llegado aquí, donde se quedará en buenas manos, será vista por buenos ojos.

One Response to “Santa Tecla, un gusto”

Deja un comentario

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS