La originalidad no consiste en decir aquello que nadie ha dicho antes, sino en decir exactamente aquello que uno mismo piensa.

Uri Shulevitz abre con esta cita de Jamex Fitz-James Stephen el primer capítulo de su libro Writing with pictures, una obra editada en 1997 que se ha convertido en un título de referencia para cualquier ilustrador. El libro se divide en cuatro capítulos que tratan sobre la narración, el diseño del libro, la realización de las ilustraciones y la preparación para su reproducción, además de un apéndice en el que trata brevemente cómo contactar con un editor.

Shulevitz explica los procesos que le han llevado a emplear las técnicas que actualmente usa para concebir su obra. Reflexiones y casualidades le han llevado a adoptar ciertos métodos, por ejemplo, nos cuenta cómo aprovecha su capacidad para visualizar conceptos e historias para poner en pie el hilo narrativo, para narrar las escenas que se convertirán en ilustraciones y texto. Éste es el aspecto de uno de sus storyboard:


Shulevitz era ilustrador antes de convertirse en escritor de buena parte de sus publicaciones. Fue una editora neoyorkina quién le animó a empezar a escribir y quién le ayudó con el inglés, ya que el autor llevaba únicamente cuatro años hablando el idioma. Shulevitz explica que al principio la idea no le entusiasmó:

…con el tiempo entendí que mi miedo inicial que me impedía escribir estaba basado en la concepción de que escribir estaba estrictamente relacionado con las palabras y el lenguaje oral. Había asumido que usar de manera habilidosa muchas palabras era lo fundamental. Pasé por alto lo que era más importante: lo que tenía que decir. Me dediqué a un aspecto secundario: cómo lo decía. Una vez que entendí que lo que tenía que decir era de primera importancia, empecé a concentrarme en lo que pasaría en mi historia. Primero visualicé la acción y luego pensé cómo ponerla en palabras. Me di cuenta de que todo lo que tenía que hacer era comunicar la acción de la manera más simple posible. Las pocas palabras necesarias para comunicar la historia encontraban su lugar en la historia por sí misma. Era sencillo y natural…

Shulevitz plantea una serie de cuestiones que nos llevan a entender cuáles son los requerimientos de un libro desde el punto de vista narrativo, visual, de diseño y márketing. En julio viene a Ilustratour para contarnos sus preceptos en directo: encontraréis su charla en el programa de las jornadas con el título de Los diez mandamientos del libro ilustrado.