Archive for ‘septiembre, 2010’

Recuerdos de Ilustratour 2010

¿Quién no ha disfrutado, al llegar el fresquito del otoño, mirando fotografías del verano y dejándose llevar por la sensación de revivir aquellos momentos felices? Aqui tenemos el video de Ilustratour 2010, para volver a Agosto y recordar…

Recuerdos de Ilustratour 2010

¿Quién no ha disfrutado, al llegar el fresquito del otoño, mirando fotografías del verano y dejándose llevar por la sensación de revivir aquellos momentos felices? Aqui tenemos el video de Ilustratour 2010, para volver a Agosto y recordar…

1 Comentario

Ana Juan: Premio Nacional 2010

Hoy se ha fallado el Premio Nacional y le ha correspondido el galardón a la ilustradora Ana Juan. Para los que no la conozcáis, su obra se ha publicado fundamentalmente en prensa, en donde destaca por su trascendencia el trabajo para la revista The New Yorker. Hace unos años irrumpió con fuerza en el panorama del libro infantil y desde entonces publica con regularidad sus libros, de los que alguno es autora también del texto.
De entre toda su obra recomendamos por encima de todo ese magnífico “Amantes“, libro imprescindible para entender la singularidad de su arte.
Deje un comentario

Lisbeth Zwerger al otro lado del charco


Mañana será el último día que tendrán aquellos que estén por Amherst, Massachusetts para visitar la exposicion que el Museo Eric Carle le ha dedicado durante este verano a Lisbeth Zwerger. La muestra ha estado acompañada de actividades para niños y adultos, inspiradas en algunos de los libros ilustrados por Lisbeth, como El Cascanueces o El Flautista de Hamelin, que nos traen buenos recuerdos del verano de 2009, cuando Lisbeth nos acompañó impartiendo uno de los talleres Ilustratour.

Deje un comentario

Viajar


Uno de los mayores alicientes de viajar para un ilustrador es hacerse con pequeños tesoros que no han sido publicados en España. A veces son descubrimientos totales, y otras, es disfrutar de una obra que no conocíamos de un autor que nos gusta. Es el caso de “The Great Paper Caper”, de Oliver Jeffers, que nos hemos traído bajo el brazo de Miami. Un álbum que reta a lo políticamente correcto con una trama en la que hay misterio, crimen, coartadas… y pequeños animales con espíritus muy humanos. Oliver Jeffers nos regala humor y ternura con un planteamiento gráfico en el que la historia, la ilustración y el diseño forman un buen equipo y ofrecen un libro estupendo.

1 Comentario

Tomándoselo en serio


En estos días, en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca, se leerá una tesis doctoral especial. Por un lado, porque se trata del fruto de trabajo y desvelos de nuestro amigo Tomás Hijo (¡enhorabuena, Tomás!). Por otro lado, por el interés que supone una reflexión sobre la narrativa a través de la imagen en el ámbito académico. Canales novedosos de difusión del conocimiento de la ilustración como herramienta de comunicación.

El mismo Tomás nos lo cuenta: “La tesis se titula “Los cuentos de hadas según Walt Disney”, con un subtítulo larguísimo que mejor omitimos. Trata de encontrar (y encuentra) las pautas principales en la organización del estudio, la naturaleza del material de partida (no está tan claro, en principio, que es un “cuento de hadas”) y los mecanismos creativos que permitieron la elaboración de las películas a partir de esos cuentos. Esas tres áreas cambian con el tiempo, así que en la tesis se ofrece una panorámica de la evolución de cada uno de ellas. De forma más detallada, el trabajo se centra en los años que van de 1937 a 1967, época en la que puede considerarse que Walt Disney estuvo al frente de la actividad del estudio produciendo largometrajes.

En el trabajo se tienen en cuenta, sobre todo, aspectos narrativos y gráficos, y se habla largo y tendido de las distintas “oleadas” de ilustradores (primero “importados” de Europa; después, locales) que construyeron la estética Disney.

El trabajo se cierra con un análisis narratológico minucioso de las tres películas más representativas en materia de cuentos de hadas: “Blancanieves y los siete enanitos”, “Cenicienta” y “La bella durmiente”. Este análisis detalla las transformaciones de la “escritura” cinematográfica a partir de la fuente literaria y complementa el trabajo “histórico” de la primera parte”.

Ójala podamos verla publicada muy pronto. ¡Mucho ánimo, Tomás!

3 Comentarios

Un pasado medieval




¿Estuvo alguna vez Walt Disney en el Monasterio de Nuestra Señora de la Oliva, en las tierras de la Navarra Media? Posiblemente no, pero no he podido evitar preguntámelo este fin de semana, cuando en algunas de las piedras del claustro de ese monasterio, me he encontrado con esta marca de cantero, grabada en el siglo XII:

Mitad en broma, mitad en serio, recordé que todos tenemos un pasado… hasta Mickey.

2 Comentarios

Diario de una Expo V y fin

Hoy ha sido el gran día. La Expo se ha inaugurado con grandes parabienes, vino y tortilla de patata. Tampoco ha faltado el jamón. Se nota la morriña de algunos.

Antes de eso, durante la mañana, los compañeros del Centro han estado grabando un vídeo corporativo para la AECID dentro del marco de la exposición.

Entretando he podido acercarme a la librería más importante de Miami, Books & Books y entretenerme con las curiosidades que siempre encuentras cuando viajas fuera de tu país. He aprovechado para comer allí: libros con ensalada de aguacate. Por cierto que he descubierto nuevos títulos de Oliver Jeffers (el autor de El Increible Niño Comelibros). El último de ellos “The heart and the bottle” es una representación visual del paso del niño al adulto. Una clienta de la librería con la que he compartido un rato de conversación encontraba excesivamente dura la metáfora que utiliza. No puedo estar más en desacuerdo. Me he sentido próxima a esa sensación de corazón embotellado que en el pasado he tenido.

A las 19:00 he realizado una visita guiada a las personas encargadas de realizar actividades ligadas a la expo y a las 20:00 se han abierto las puertas al público.


Aunque era un poco tarde, no han faltado los niños.

Y porque era un poco tarde tampoco ha faltado el ambiente celebrativo.

La expo ha recibido muchas felicitaciones. Es una gran satisfacción recibirlas y hacerlas extensivas a todos aquellos que han colaborado en hacer realidad este gran viaje.

Nos llevamos un gratísimo recuerdo de Miami. De sus seres humanos y de todos los seres de color verde que habitan estas latitudes.

¡Hasta siempre!

2 Comentarios

Diario de una Expo IV

Hoy ha hecho falta frotar las cajas de embalaje con muchas ganas y gran valor. Ya llevan 4 sedes a sus espaldas y muchas horas de aduana y transporte. Hay que tener en cuenta que el gancho es también ese, que las vitrinas expositoras (al mismo tiempo que cajas de embalaje) dejen ver las huellas de la itinerancia.

Benny se preguntaba esta mañana si Numeralia era un libro para enseñar a los niños a contar. Le he invitado a contemplar las ilustraciones y a que sacara sus propias conclusiones. Las servilletas arrugadas en las que Isol hace sus bocetos – garabatos le tienen completamente despistado.

Durante el día de hoy he decidido hacer una escapada a South Beach y seguir explorando el barrio más grande del mundo de arquitectura de entreguerras (Art Decó y Modernismo).

Caminando, caminando he llegado hasta la playa. Allí los niños alojados en el
Ritz-Carlton tienen su propio espacio privado. Alguien ha debido descubrir que cuando los niños juegan con los cubos y los rastrillos la arena suele acabar pegada a la piel del algún adulto que acaba de echarse crema. Ya le han puesto remedio.

Cerca de allí la librería pública me ha permitido descubrir dos álbumes ilustrados muy interesantes.

El primero de ellos es Freedom Summer (Verano Libre) ilustrado por Jerome Lagarrigue y condecorado con el Ezra Jacks Keats. Trata de la amistad que no conoce de las feroces fronteras que los adultos pretenden imponer en la racista América de los años 60.

El segundo de los hallazgos es Elizabeti’s doll (La Muñeca de Elizabeti). También ha sido condecorado con el mismo premio que el anterior y su ilustradora Christy Hale ha llenado de belleza las ya hermosas páginas narradas por Stephanie Stuve-Bodeen.

La afectividad de la que son capaces los niños es siempre sorprendente. ¿Quién dijo que no se puede amar a una piedra?


Deje un comentario

Diario de una Expo III

Ayer por la tarde dejé Coral Gables (distrito de Miami en el que se encuentra ubicado el Centro Cultural Español) y me fui con Ana y Yordan hasta Biscayne Boulevard. Allí se encuentra la emblemática Torre de la Libertad.

Es un edificio que forma parte del Registro Nacional de Edificios Históricos. Aparte de su estética mediterránea y sus semejanzas con la Giralda el edificio es conocido porque en los años 60 sirvió de refugio a los primeros exiliados cubanos. Dicen las malas lenguas que el edificio, del que fue propietario el célebre opositor castrista Jorge Mas Canosa fue vendido por sus hijos desoyendo los deseos de su padre, quien quería convertirlo en un Museo.

Dejando el Downtown de Miami cogí un autobús con Ana hasta Miami Beach. Allí nos despedimos y yo seguí sus indicaciones sobre cómo perderse entre las calles del barrio Art Decó. Así pasé la tarde entre la geometría arquitectónica de los años 20 y la exhuberancia de la vegetación tropical.

No llegué hasta la playa. Me han dicho que es una galería de cuerpos Danone contruidos con precisión en el quirófano de las clínicas de estética. Me quedé en el umbral, paseé por Flamingo Park, me divertí viendo como se divertían los niños y me compré la cena en un Mercado Macrobiótico. Había cosas increibles.

Deje un comentario