Así ha transcurrido el último día de IlustraTour 2010, mezclando alegría con tristeza. Durante la comida nos deseábamos suerte y hablábamos del futuro, de septiembre y lo que el otoño significa, nuevos colores para que la vista descanse.
A media tarde hemos subido a la biblioteca para mostrar los trabajos. Existe una sensación de júbilo difícil de contener, al enseñar los trabajos muchos gritan en su interior cosas como “¡mirar lo que he conseguido!”.
Sandra López, de PENCIL, observaba la exposición de los trabajos con una gran concentración.
Cerca ya de las 19h. los autores dirigieron unas palabras a sus alumnos. Fijaos bien en la foto de más arriba, Satoshi Kitamura, Sophie Blackall y Elisa Arguilé escuchan cómo Daniel Nesquens dice que esto es sólo el principio de algo prometedor en lo que lo más necesario se escribe con 7 letras: “trabajo”. Y añadió: “mañana os espero”.
Fuera lucía el sol y corría un viento fresco lo que nos ha permitido salir a beber algo y celebrar la despedida. Todos reíamos de forma exagerada ante cualquier broma, nadie estaba en silencio. Lo hacíamos para que esa risa apartara de una vez por todas nuestras ganas de llorar.