Hoy es el día en el que la gente se pone nerviosa, nunca falla. Los jueves son el día crítico, el día en el que se decide todo. Al día siguiente es la exposición de los trabajos de los tres talleres, de modo que no te queda más que la mañana del viernes para acabar el trabajo, por eso el jueves es tan importante, porque es el día en el que eres capaz de medir el tiempo que dispones para terminar la tarea.
Sin embargo en el taller de Delphine reinaba la calma, ella les ha dicho que el objetivo está cumplido si son capaces de dibujar un conejo gordo, no tienen más que definir un personaje. Han hecho miles de conejos gordos pero hoy jueves el conejo ya tenía cara y tripa.

En el taller de Istvansch también reina la calma, él es un tipo animoso y transmite mucha confianza. Un gran comunicador, eso es lo que dicen de él.

Y Rebecca Dautremer ha dedicado la mañana a enseñar su Alicia en el País de las Maravillas, al menos la parte que ya ha terminado. Tiene que entregar antes de Navidad y ha mostrado sus bocetos y las ilustraciones acabadas, las que ya tenía.

Sus alumnos parecen contentos, pero son los más nerviosos de todos, no quieren presentar una ilustración sin terminar y piensan que tal vez no les de tiempo … Rebecca les exige mucho.

En un momento de relax hemos salido todos a hacernos la foto, casi no se nos distingue pero creo que no falta nadie.

Ya por la noche teníamos nuestra tradicional cena de despedida … ¡hemos sido 80!

Aquí Víctor conversa con Claudia en el restaurante Los Zagales. Una pena, este año Ellen Lange no ha cantado su tradicional slaattstev noruego.