Creo que es de justicia reconocer el trabajo del equipo de montaje. De izquierda a derecha, Ricardo que fue quien lideró al equipo. Después de mí aparece en la foto Naomí, también arquitecta como Ricardo y apasionada por las cuestiones expositivas, aportó mucha imaginación para la solución de problemas. Y por último Nelson, el operario que trabajó incansablemente para que todo lo demás fuera posible.
Me enseñaron muchas cosas en estos días de trabajo y pude comprobar que es cierto, ¡la alfalfa con piña es un refresco magnífico!