… y llegó el momento de la inauguración. La gente empezó a llegar a partir de las 16h. y no paró de venir hasta las 20h. Fue una tarde festiva, llena de actividades y de conversaciones interesantes. Aquí vemos a David, el director del centro cultural de España en Nicaragua, conversando con los responsables de la Alianza Francesa:

Hice varias visitas guiadas. Todos me pedían que contase algún chascarrillo: “Me han dicho que en una de las ilustraciones de Emilio Urberuaga aparece su madre … ¿cuál es de todas?”.

Pero sin duda alguna los protagonistas fueron los niños. Niños de todas las edades y de todos los colores:

Muchas veces en España, cuando hablamos de álbum ilustrado, prescindimos de los niños. Los ilustradores hacemos nuestra labor sin que en nuestras conversaciones entre la infancia. En países como Nicaragua esto no es posible, se trata casi como un deber … aunque rebajemos el discurso intelectual, aunque tengamos que ponernos a su altura, aunque no podamos hablar todo el tiempo de nuestras preocupaciones estéticas o narrativas … lo cierto es que tenemos que incorporarlos a nuestro discurso porque están pidiendo a gritos que les muestren cosas bellas.

A última hora, ya casi cerrando, un niño de 10 años nos pidió a Luis Garay y a mí que le explicáramos la exposición. Era morenito, con los ojos muy abiertos. Luis y yo manteníamos una conversación sobre las ilustraciones de Javier Olivares, uno de los artistas de “Dibújame un Cuento”. Nos miramos, sonreímos y pensamos “¡esto es!”.
Espero que ese niño guarde un buen recuerdo de aquella visita en la que un par de extraños hicieron grandes esfuerzos por hablarle en su mismo lenguaje.