República Dominicana es un país en vías de desarrollo que malvive de la agricultura y el turismo y en donde la corrupción y la inestabilidad económica castigan a una gran parte de la población que vive por debajo de los umbrales de la pobreza.
En el año 2001 llegó a aquel país la ilustradora Paula Alenda con la intención de trabajar con los niños de Villa David y el Maní, dos barrios marginales situados en una de las zonas con menos recursos de toda la República Dominicana: Baní.
Al volver decidió trabajar en favor de las realidades que había conocido de primera mano y se le ocurrió utilizar sus recursos como ilustradora: inventó una tarjeta de Navidad y con el dinero que obtuvo con su venta pudo ayudar a la Orden de Hermanas Carmelitas que trabajaban en la zona.
Ya han pasado unos años desde que esta iniciativa dió sus primeros pasos y los resultados son esperanzadores. Gracias a estas Tarjetas de Navidad se ha podido ayudar en la financiación de varios proyectos en colaboración con las Carmelitas de Baní:
– Año 2001: Baños del colegio del barrio de Villa David
– Año 2002: Ampliación de la biblioteca de Villa David
– Año 2003: Aulas para talleres de mujeres en Villa David
– Año 2004: Arreglo y puesta en marcha de la guardería El Maní
– Año 2005: Compra de material para las clases nocturnas de madres (peluquería, informática, repostería, etc.).
– Año 2006: Aulas para la formación de jóvenes
– Año 2007: Ayudas para los damnificados del Huracán Noel
– Año 2008: Material para el aula infantil, nuevos aseos para los niños y una puerta de seguridad
Con muy poco ha conseguido mucho. Por cierto, no lo hemos dicho: Paula es una extraordinaria ilustradora.
A partir del año 2008 participan otros ilustradores, como Pablo Auladell (2008) y Miguel Ángel Díez (2009).
Quien quiera participar en este proyecto y ponerse a disposición de Paula puede conseguir sus datos en su preciosa web.