La historia se cuenta así: Ana adoptó a una niña china y por las noches le contaba cuentos. Emilio, el tío de esa preciosa niña, era ilustrador. Ana escribió el cuento y Emilio lo ilustró, así nació el álbum “En algún lugar de China”.

Más tarde Ana montó una editorial dedicada a proyectos solidarios … y el resto lo podéis ver aquí.
O si preferís escuchar radio, os podréis enterar de la historia con todo lujo de detalles.